1.- Volando a Numemberg

Llegamos al Aeropuerto de Alicante cargados con nuestras bicicletas. Uno de los grandes inconvenientes de viajar con las bicis en el avión es que las tienes que llevar bien empaquetadas. Lo exigen las compañías y nosotros también intentamos llevarlas bien protegidas para que se dañen lo menos posible.
Trato impecable del trabajador de Ryanair que nos ayuda a llevar las cajas hasta la cinta de equipajes voluminosos. A pesar de las muchas críticas que reciben, a nosotros siempre nos ha ido genial con ellos.
Sobre las nueve de la tarde llegamos a Nuremberg. Bueno…realmente solo salimos a la puerta del aeropuerto a montar nuestras bicis. Una vez montadas, y ya casi oscureciendo, teniamos que decidir donde dormir y aunque la idea inicial era buscar un sitio para acampar, Merce pensó que quedarnos en el aeropuerto esa noche sería una buena opción, bueno, y que nos salía gratis, para que nos vamos a engañar. Buscamos un lugar tranquilo en la parte superior y con las colchonetas y sacos de dormir nos montamos un buen chiringuito. Pensábamos que nos iban a llamar la atención, pero pasaron varias veces los empleados del aeropuerto y la policía, y ni se inmutaron.

A las 07:00 de la mañana ya estábamos saliendo del aeropuerto en dirección al centro de Nuremberg. Desde las primeras pedaladas ya comenzamos a disfrutar el gran placer que es viajar en bici por Alemania. Desde el aeropuerto, hasta el centro de la ciudad, se enlazan los carriles bici con los caminos entre grandes jardines, más o menos como en España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s