Día 4. LERAU – RYBNIK 45 Kms

Tuvimos la gran suerte de que amaneciera un día soleado y pudimos secar la tienda mientras desayunábamos. La jornada se presentaba espléndida pero lo que aún no sabíamos es lo que nos esperaba al otro lado de la frontera.

Pasamos por Eslarn, el último pueblo de Baviera antes de llegar a República Checa. Aquí comienza uno de los caminos de Santiago alemanes que está señalizado con el monolito de la fotografía. Tuvimos un encontronazo con el loco del pueblo, un tio en silla de ruedas al que al parecer no le caimos muy bien y comenzó a insultarnos. No se si es que tenía cierta “bicifobia” o que no le gustó que hicieramos fotos en su pueblo. Sabemos que nos insultaba porque lo hacía en ingles y aunque nos somos expertos en la lengua de Shakespeare, era muy fácil entender el “fuck you” “fuck tourist” “fuck vuestra puta madre”, bueno… menos mal que teníamos un vehículo más rápido que el suyo y salimos de allí chirriando ruedas.

Llegamos a la Republica Checa y nos hicimos la foto de rigor. Aunque realmente no existe frontera física, el cambio de país se nota ya desde el primer momento. Las casas son más modestas y la gente mucho más reservada. La primera casa que encontramos fue un puticlub, el primero de los muchos que luego vimos a lo largo de la frontera entre República Checa y Alemania, y más tarde con Austria. Al parecer los bajos precios atraen a sus vecinos más poderosos.
Nos llamó mucho la atención la cantidad de coches de la marca Skoda que circulan por Chequia, si tuvieramos que rebautizar este país lo llamaríamos Skodalandia. Al menos el 80% de los coches son de la marca nacional y en las zonas rurales se acerca al 100%.

Nos desviamos por un camino de montaña y desapareció la cara “verano azul” que habíamos llevado hasta ahora por Alemania. Nos adentramos en “Cesky Les” o “Bosque de Bohemia”, una cordillera que divide Alemania y Rep. Checa. La ruta se iba complicando poco a poco. Primero unos desniveles más fuertes de lo que imaginábamos y luego la amenaza de una tormenta que se acercaba hacia nosotros con unos relámpagos terroríficos. Buscamos refugio ante la llegada de la lluvia, pero no encontramos nada y lo único que pudimos hacer es cubrirnos con los chubasqueros y esperar que no nos partiera un rayo. No es aconsejable refugiarse debajo de un árbol durante una tormenta eléctrica, pero a ver donde te situas en estos bosques tan tupidos, imposible no estar cerca de un árbol.

Tras una media hora el chaparrón paró un poco y decidimos seguir hasta encontrar un lugar donde dormir. Por suerte el pueblo de Rybnik no estaba lejos y lo que nos quedaba era bajada. Tan solo hicimos 45 Kms ese día, pero una retirada a tiempo es una victoria. Buscamos alojamiento en Rybnik, un pequeño pueblo de montaña. El hotel era más bien una especie de residencia, con baños compartidos. Aquí es donde comenzamos a conocer un poco el caracter checo. Basicamente la mayoría de la gente pasaba de nosotros. Cuando te encontrabas con alguien por el pasillo del hotel es como si no te viera. Vamos, que nos sentiamos como el niño de Sexto Sentido. “En ocasiones veo muertos”. Con el paso de los días fuimos cogiéndoles un poco el punto al caracter checo.
Llovió durante todo la tarde y nos alegramos de haber tomado la decisión de parar. Tanta agua cayó que se fue la señal de televisión de la semifinal del Mundial, Brasil-Alemania, aunque pudimos disfrutar del 7-1 en la tablet conectándonos por internet a Telecinco. Después de lo que se habían reído los brasileños de nuestra eliminación, nos hicimos alemanes.

Penzion Rybnik. 21 euros habitación doble.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s