17.- BRATISLAVA – SASTIN STRAZE 98 Kms

Eslovaquia es el país menos desarrollado de los que hemos visitado en este viaje, pero al abandonar Bratislava es cuando realmente se nota la diferencia con Austria e incluso con República Checa.

Salimos de Bratislava por un carril bici paralelo al Danubio que más tarde desapareció. Llegamos a Devin, pequeño pueblo con un viejo castillo en un emplazamiento natural impresionante. Aquí se encuentra la desembocadura del río Morava en el Danubio.

El río Morava hace de frontera entre Eslovaquia y Austria. Justo en este lugar existe un monumento en conmemoración a las 400 checoslovacos asesinados al intentar salir del “paraiso” comunista para entrar en la Europa capitalista. Lo lamentable es que el “Telón de Acero” fue construido para defenderse del ataque imperialista de los paises capitalistas. Por desgracia a veces la historia tiende a repetirse, esperemos no estar ya en este mundo para verlo.

El camino era precioso y muy solitario. Durante toda la jornada solo encontrabamos gente cuando pasábamos por alguna pequeña población. Estos pueblos que hacen frontera con Austria, son muy decadentes y mucha gente vive aún en los feos edificios de la época comunista. El contraste con Austria es muy grande, estos pueblos eslovacos están a tan solo unos pocos metros del país vecino y aunque realmente no existe una frontera física, la frontera económica aún es muy visible.

Paramos a comprar comida en un supermercado y antes de entrar se acercaron dos niñas gitanas en plan zalamero intentándo acercarse demasiado a nosotros. Desde el principio vimos que intención tenían, que no era otra que robarnos. Merce se quedó fuera vigilando las bicicletas y efectivamente intentaron meter la mano en la bolsa del manillar. Jamás nos habían intentado robar en ninguno de nuestros viajes, alguna vez tenía que ser la primera.

Nos internamos por un bosque solitario y enseguida nos encontramos con una bifurcación que nos hizo dudar. Por la sagrada Ley de Murphy elegimos el camino equivocado, menos mal que todavía no habiamos avanzado demasiado cuando apareció nuestra salvación, unos tios, que aún no entendemos como, pudieron meter su Skoda por esos caminos.

– ¿Para ir a Sastin-Straze? Preguntamos.

– Stanislav!! Otros guiris perdidos. ¿Los torturamos al estilo “Hostel” o les indicamos el camino?

– Dejalos, pobreticos. Mirad zagales, vais más perdidos que Belén Esteban en una biblioteca. Es por el camino ese que habeis dejado atrás hace 1 km.

Gracias a las indicaciones de nuestros amigos eslovacos llegamos al bonito Lago Gazarka, muy cerca de Sastin-Straze. Según nuestra información allí debía haber un camping, pero al llegar a la recepción nos dijeron que ya no se podía acampar, que solo había cabañas para alquilar. El precio en principio nos pareció barato, 21€, pero las cabañas, y sobre todo los aseos del campamento, habían conocido tiempos mejores. Este fue el primer lugar de Eslovaquia donde nos empezamos a dar cuenta de la gran diferencia entre Rep. Checa y Eslovaquia en tema de turismo. A los eslovacos todavía les falta mucho para llegar al nivel de sus vecinos.

Gazarka: Cabañas muy cutres y aseos asquerosos. Precio 21€. Ya no dejan acampar. El emplazamiento si que es muy chulo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s