18.- SASTIN-STRAZE – TRENCIN 75 Kms

Salimos de Sastin-Straze en dirección a Senica por la carretera 500, una vía con mucho tráfico que nos creó demasiado estres, pero es que a veces no había vías alternativas. Los eslovacos tampoco nos parecieron malos conductores, suelen dejar bastante distancia.

En Senica dejamos la vía principal y nos internamos en una carretera con menos tráfico, pero eso si, mucho más montañosa. Aquí comenzaba la auténtica y escarpada Eslovaquia que sufriríamos durante las siguientes jornadas.

Pasamos por Castillo de Čachtice, situado en un emplazamiento espectacular. La más famosa residente en este castillo fue la condesa húngara Isabel Báthory. Al parecer esta señora hacía “magia roja”. Obsesionada por la belleza desangraba a doncellas de la zona para utilizar su sangre como elixir de juventud. Hay historiadores que opinan que otros nobles, enemigos de la condesa, crearon esa falsa historia para condenarla como bruja y hacerse con sus propiedades.

Llegamos a una ciudad llamada Nove Mesto. Nuestro destino final era Trencin pero la carretera nos pareció muy peligrosa por el tráfico, así que aunque solo había 20 kms entre las dos ciudades, preferimos tomar un tren.

Nos fue imposible hacer entender a una mujer que ibamos buscando la estación de tren. Ahí nos ves a los dos haciendo el “chucuchucuchucuchucu” y moviendo los brazos imitando una locomotora de vapor, pero parace que por aquí no han visto muchas películas de John Wayne.

Una vez en la estación de tren tampoco nos fue fácil hacer entender a la taquillera, ni por gestos, que queríamos dos billetes para dos personas y dos bicicletas. Al final una chica que pasaba por allí nos hizo de traductora. Esto nos sirvió de experiencia y en las siguientes ocasiones usamos la “técnica pictionary”, dibujar dos bicicletas y dos monigotes en un pápel con el nombre del destino a donde queríamos ir, se descojonaban de nosotros pero no fallaba.

Llegamos a Trencin y nos alojamos en el Camping Ostrov donde alquilamos una cabaña por 18€, un poco menos cutre que la de la noche anterior, pero tampoco para tirar cohetes. Nos duchamos y fuimos a visitar la ciudad. Nos encantó Trencin, es de eso lugares de los que no tienes casi referencias y te sorprenden. Desde casi cualquier punto de la ciudad se divisa su majestuoso castillo. Hay inscripciones romanas del año 179 y en la Segunda Guerra Mundial fue usado por la Gestapo.

Autokemp Ostrov: 18€ la cabaña. Cutre al estilo soviético trasnochado. Además también se paga la ducha aparte. ¡¡Manda huevos!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s