19.- TRENCIN -BOJNICE 65 Kms

Salimos de Trencin y para evitar el tráfico tomamos un camino que discurre al lado de un canal paralelo al rio Vah. Llegamos a Trencianska Tepla, donde después de aprovisionarnos en un supermercado, comenzamos a internarnos hacia las montañas por la carretera 516. Al poco dejamos la carretera principal para continuar por una más pequeña que sigue ascendiendo por pequeños pueblos, muy tranquilos. Llegamos a una aldea llamada Dolná Poruba donde de repente se termina la carretera. Sabíamos que allí acababa la carretera pero en google habíamos visto que por un camino de tierra podríamos llegar a la 574. Cuando vimos a un ciclista con su bicicleta de montaña bajarse en las primeras rampas ya nos fuimos haciendo a la idea de que tocaba sufrir. El camino tenía tan solo 1,5 Kms, pero la mayoría del tiempo estuvimos arrastrando las bicicletas.

Cuando al fin alcanzamos de nuevo la carretera. nos encontramos con unos cuantos kilómetros más de subida. Estamos en los Montes Cárpatos, esta inmensa cordillera que se extiende durante 1.500 kms por Rumanía, Ucrania, Hungría, Polonia, Eslovaquia y Chequia. Casi toda la zona norte de Eslovaquia está ocupada por los Cárpatos, así que nos tocó sufrir y al mismo tiempo disfrutar de estas impresionantes montañas.

Tras unos kilómetros de bajada llegamos a un bonito pueblo llamado Nitrianske Rudno, junto al embalse del mismo nombre y tras un leve descanso comenzamos una nueva subida de 10 kms hasta nuestro destino del día, el Camping Bojnice. A unos 50 mts de la puerta del camping, la cadena de mi bicicleta se partió. Fue un día muy duro y esa rotura nos minó bastante la moral ya que teníamos ganas de acampar, ducharnos y descansar un poco, y no de ponernos a reparar la bicicleta. Al final dimos gracias de que la avería se hubiera producido casi al entrar por la puerta del camping. La verdad que estamos mal acostumbrados, era la segunda avería de nuestras bicis en todo el viaje y ya no tuvimos ninguna más.

Después de instalarnos, nos tomamos unas Kofolas en el chiringuito del camping. Durante la época comunista esta bebida fue la sustituta de la Coca Cola en la antigua Checoslovaquia y todavía en los dos paises, ya divididos, es una bebida con mucho éxito. La primera vez que la tomamos no nos gustó demasiado, es bastante diferente a los refrescos de cola que conocemos, luego le fuimos cogiendo el sabor y para recuperar fuerzas a mitad de jornada nos pareció mucho mejor que la Coca Cola, al no tener tantas burbujas.

A media tarde bajamos a Bojnice y visitamos su espectacular castillo, que nos recordó mucho a los del Valle del Loira en Francia. En el pueblo había un ambiente muy animado de vacaciones estivales pero a pesar de lo bonita que es esta zona no existe casi turismo internacional, solo eslovacos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s