Enlace

A las 6.20 suena el despertador. Sigue sin haber luz pero el sol entra por la ventana desde hace 1 hora. Así que nos vestimos y nos vamos hacia la escuela donde nos sacaremos el PADI.

Llegamos a las 7.15 y enseguida nos ponemos en marcha. Nos llevan a unos barcos, nos explican la distribución del mismo y nos subimos a la azotea a ver las vistas, así como hacernos alguna que otra foto.

En poco rato nos avisan y empieza nuestra formación. Nuestro formador va a ser Alberto, un chico madrileño que lleva muchos años dedicandose a esto. Nos explica la simbologia gestual básics que debemos saber para poder comunicarnos entre nosottos y nos hace la explicación sobre como comprovar que tenemos el material bien puesto, revisarlo y poner todo en su lugar. Lo practicamos un par de veces y ya estamos listas para entrar al agua.

Neopreno, chaleco, gafas, aletas y al mar! Nuestra primera inmersión es a unos 2/3 metros de la superficie. Ésta sirve para acabar de familiarizarnos, aprender correctamente a respirar, la posición que debemos tener, la flotabilidad… También hacemos varios ejercicios que nos serviran en caso de necesidad como sacarnos el regulador de aire y volvernoslo a colocar, dejar que nos entre un poco de agua en las gafas y sacar el agua estando dentro del mar, etc.

Volvemos al barco después de 73 minutos en el agua, nos tomamos un pequeño descanso, cambiamos de zona y nos volvemos a tirar al mar. Ahora bajamos a más profundidad, 12 metros y dedicamos esta segunda inmersión a ver mantas, tortugas, rayas, estrellas de mar, infinidad de peces (nemo y dori incluidos) e incluso un pequeño y timido tiburon.

60 minitos más tarde, estamos de vuelta al barco, listas para comer un tupper de arroz y pollo frito. Descansamos 30 minutos más y al agua patos. Última inmersión del día. Seguimos con los apendizajes. Sacarnos el chaleco dentro del agua, las gafas de bucear al completo, situaciones de emergencia como quedarnos sin aire y pedirselo a un compañero, sacarnos los pesos y volvernoslos a colocar o notar la sensación que nuestra botella se ha quedado sin aire.

Ahora sí, por hoy los chapuzones han acabado. Regresamos al barco y de ahí al puerto de Labuan Bajo. Nos lleva aproxomadamente 1 hora llegar. En la escuela rellenamos nuestros libro con los datos de las inmersiones y, después de comentar el dia de hoy, cogemos la moto y nos vamos al hotel a ducharnos, cenar y dormir.

Anuncios

Enlace

Empieza la mañana con sol y calor. Desayunamos en el mismo hotel y nos vamos ha hacer el curso teorico para tener el certificado Open Water de PADI.

Llegamos a las 9 pero la otra chica Madrileña que también lo hace con nosotras llega 30 minutos tarde, así que toca esperar y hacer el chafardero sobre como ha llegado esa empresa hasta ahí.

Empezamos las 3 con un dosier de preguntas, un test por tema y un examen final. Tenemos que releernos las preguntas antes de poner el video de cada tema, luego ver el video que, dependiendo del tema, dura entre 25-45 minutos. Una vez acabado el video comprovamos las respuestas entre las 3 y hacemos el examen final de tema. Luego viene la chica que nos corrige los examenes, resolvemos dudas y empezamos con el siguiente.

A las 14h solo hemos hecho y corregido 3 temas. Hacemos paron para ir a comer y a las 15.30h estamos de vuelta.

Acabamos los 5 temas, 4 examenes test y un examen final de 50 preguntas de todo el temario. Lo hemos acabado haciendo entre las 3 y nuestras notas son más que satisfactorias.

Son las 19h cuando salimos y regresamos al hotel a por nuestras mochilas. No tenian disponibilidad para más dias así que dormimos en otro, más alejado del centro y por donde el camino se convierte en una escena de terror. Sin luces, con baches, animales… Finalmente llegamos. Dejamos las cosas, nos duchamos y vamos en busca de donde cenar.

La cena acaba siendo toda una azaña porque no hay nada cercano y acabamos en el centro del pueblo. Son las 21.00h y, o bien los restaurantes europeos estan llenos, o se les ha acabado la comida o es demasiado tarde y ya no hacen comida.

Tristes y sin esperanza alguna, acabamos encontrando uno donde nos sirven un arroz frito con huevo.

Y nada, de vuelta al hotel a dormir que, para nuestra sorpresa no hay luz pero al estar cansadas, poco importa.

Enlace

Hoy tenemos poco por hacer. Nos levantamos para ir a desayunar pero para nuestra sorpresa está todo cerrado. No queda otra que ir al supermercado a por unas galletas.

De vuelta nos hacemos las mochilas y salimos a cambiar dinero de Helena, a un cajero para sacar dinero para mi y a un supermercado a comprar jabones y otros. De vuelta recogemos las mochilas y vamos hacia el aeropuerto.

Cristina hace con nosotras todo el recorrido, ella tendrá que hacerlo 4 horas más tarde. A penas 15 minutos caminando, llegamos y nos despedimos de Cristina. Ha sido increible compartir estas casi 3 semanas con ella. Ahora ella se va a Croacia y en su lugar Helena le hace el relevo.

Pasamos todos los controles, nos ponemos en la cola de la compañia aerea y después de esperar unos buenos 20 minutos nos dicen que estamos en una cola que no toca, así que encontramos la que toca, otros tantos minutos y nos dirigimos a la puerta de embarque. El resultado final son casi 3 horas de retraso del vuelo…

Al llegar a Labuan Bajo, nos tenian que venir a buscar pero hemos llegado tan tarde que se han ido. Suerte que nuestro hotel está a escasos 500 metros del aeropuerto.

Dejamos las mochilas y bajamos al pueblo. Ahí, nuestro objetivo es buscar una escuela de buceo y después de preguntar en varias encontramos una donde imparten el curso, nos dan el certificado PADI y encima, en español.

El local es bonito y acogedor, se llama NEREN y está en medio de la calle principal. Aunque nos parece bastante caro para nuestros bolsillos, aceptamos. Vamos a tener el nivel para poder bucear durante toda la vida y en estas aguas cristalinas dificilmente las encontraremos de nuevo. Decidimos invertir. Van a ser 3 dias de cursillo. Mañana el teorico, unas 5 horas y los proximos dos dias ya empezaremos con las inmersiones en las aguas del parque Natural de Komodo.

De vuelta buscamos donde cenar y por 50K nos tomamos una sopa de nuddles y unos zumos naturales de piña (son 3 euros en total por las dos).

Alquilamos una moto para irnos de nuevo al Hotel, ducha y a dormir. A ver que tal mañana!

Enlace

Hoy hemos dormido más de lo habitual. Son las 8.30 cuando suena el despertador así que hacemos mochilas, bajamos a desayunar y nos acercamos a la zona dd playa de Kuta.

Sólo llegar nos ofrecen a muy buen precio hacer una clase de Surf. Nos atrae la idea pero antes queremos pasear por las miles de tiendas que hay por los alrrededores. Caminamos más de dos horas hasta llegar de nuevo a la playa. Ya estábamos preparadas!!!

Nos dan las tablas, caminamos unos 10 minutos a una zona con menos oleaje y nos explican las cosas básicas (como colocarnos, levantarnos y hacer las brazadas). Después de esto ya estamos preparadas para surfear.
Como era de esperar nos cuesta ponernos en pié pero a base intentarlo lo conseguimos!!!

Acabamos la actividad y volvemos al hotel a devolver la moto. Cogemos las mochilas y las llevamos al nuevo hotel donde dormiremos. Nos duchamos y salimos a comer.

La tarde empieza con una larga caminata de 2 horas, por tiendas locales y comprando souvenirs. Finalmente acabamos en un local de belleza donde Cris se hace la menicura y pedicura y yo me decanto por sacarme las trenzas y lavarme bien el pelo (después de una semana con la cabeza llena de trenzas era misión imposible sacar los enrredos).

Sin darnos cuenta la tarde pasa volando. Vamos a cenar y en poco nos toca ir en busca de Helena, que se une un mes al viaje.

Es tarde y toca descansar. Cris y yo hemos caminado durante todo el dia y Helena lleva 17 horas de vuelos… mañana tocará despedirse de Cris…

Enlace

Parecemos nómadas cambiando cada día de lugar. Al despertarnos, preparamos las mochilas, desayunamos y vamos al puerto en busca de una lancha que nos lleve a Sanur. Por lo visto no salen hasta las 10.30 así que nos tomamos un batido y nos miramos el currículum de educación física, pensando en las clases de este año, mientras hacemos tiempo para poder embarcar.

Casi es la hora y vienen a buscarnos, nos llevan a otro sitio y ahí toca esperar otra media hora hasta coger la lancha. 30 minutos después y tras un oleaje interesante, llegamos a Sanur. Allí negociamos el precio con un taxista quien nos deja en la puerta de nuestro guest house.

Subimos a la habitación, nos ponemos el bikini, nos damos un chapuzon en la piscina y volvemos a cambiarnos para buscar donde comer y donde llevar a reparar el móvil.

Creo que no voy a tener suerte con la reparación, menos mal que Helena me trae mi móvil antiguo…

Después alquilamos una moto y nos vamos dirección al Tanah Lot, un templo importante y característico de la zona, a unos 23 km de aquí. Hay mucho tráfico y pasamos por muchísimas tiendas de camisetas y souvenirs. También vemos gente practicando surf, quizá mañana es un buen día para iniciarnos.

Una vez en el templo, contemplamos el atardecer, nos hacemos fotos y videos y hablamos con un chico indonesio que estaba de turismo por la zona.

En el mismo recinto, Cristina aprovecha para comprarse una pintura que hace tiempo andaba buscando. Un fantástico y colorido león.

De vuelta, acabamos cenando por 1,5 € unos tallarines a la carbonara que nos entran estupendamente.

Enlace

Aunque ponemos el despertador a las 8, a las 6 y poco ya estamos despiertas. Hacemos el ganso en la cama, hacemos las mochilas y bajamos a desayunar.

Está vez pedimos la tortilla sin verduras y sin picante. Aunque la traen sin picante viene con algunas verduras. Todo no se puede tener.

Devolvemos la moto y las mismas chicas que nos hacen el desayuno nos llevan en moto hasta el Puerto. Allí cogemos una lancha que nos lleva en 10 minutos a Nusa Lembongan.

Caminamos un poco para encontrar un alquiler de moto a buen precio pero no tenemos suerte así que acabamos pagando más o menos lo mismo que en el puerto con la única diferencia que podemos dejar la moto en el Homestay donde dormimos.

Mochilas puestas y en 4 km llegamos. Nos dan la habitación, dejamos las cosas y llevamos la ropa a la lavandería. Luego, cogemos de nuevo la moto y nos vamos a descubrir la Islita.

Aunque hace buen tiempo ya se ve el oleaje fuerte. Vamos a ver diferentes miradores y playas, como el Dream Beach, devil’s Tears, mushroom Beach… Aunque como decía, el oleaje es increíble y hace imposible bañarse.

Comemos cerca de la playa en un restaurante que ofrecía comida europea a buen precio y nos ponemos las botas.

Después cruzamos un puente amarillo que nos lleva a otra pequeña isla, la Nusa Ceningan. Y ahí seguimos con el repertorio de fotos en el blue lagoon o la Secret Beach.

A falta de Mar, buena es la piscina. Así que bañito en el Homestay, relax de 30 min.

Luego nos vamos a ver el bonito atardecer en Devils Tears.

De vuelta, dejamos la moto, vamos a buscar la ropa e indagamos donde cenar por los alrededores. Ahora solo nos queda descansar.

Enlace

Esta mañana hemos empezado el día un poco más animadas aunque el desayuno fuera una tortilla de verduras un poco picante!!

El plan de hoy era visitar los acantilados y playas más importantes de la Isla, asi que íbamos dispuestas a coger la moto pero esta no arrancaba… Después de varios intentos se enciende y iniciamos el camino.

A los pocos metros.. Se vuelve a parar y está vez no arranca (nos habíamos quedado sin gasolina), miramos el mapa y a 300m había una gasolinera, así que toca arrástrala y llenar el depósito.

Las primeras paradas eran para informarnos de cosas para hacer en la Isla y saber los horarios de los ferrys para mañana ir a Nusa Lembogan, pero ningun punto que indicaba el mapa que había de Información existia así que hemos ido a la aventura.

La primera parada ha sido a la Cristal Bay, una playa donde se supone que se puede hacer snorkel y submarinismo, ver mantas e incluso coger un bote y ver en el fondo la figura de un Buda hundido pero el fuerte oleaje ha dejado inaccesible la playa.

Después era el turno de unos acantilados, la Billabong y la Broken beach. El mar estaba revuelto y llegaba incluso a subir al tejado de alguna casa, así que hemos sido prudentes y no hemos hecho fotos por esa zona.

Por cierto! No he nombrado el mal estado de la carretera, en algunos tramos había turistas que el de atrás se ha bajado de la moto y ha hecho un tramo a pie por la profundidad de los baches, Cris sólo se ha bajado en 2 ocasiones!! Hay que ir con cuidado.

La carretera de camino a la playa/mirador más popular (Kelingking) estaba un poco mejor. Al llegar había mucha gente, es un acantilado bonito donde hay unas escaleras curiosas echas de mini troncos que bajan hasta la playa. Pero como hoy la mar estaba revuelta hemos descartado la opción de bajarlas.

Al lado se puede visitar el templo Pura Paluang (Car temple), lo curioso esque hay alguna figura de un coche pero al verlo por Internet no nos pareció interesante así que nos acercamos hasta la puerta y nos dimos la vuelta.

Por el camino a la siguiente playa (Suwehan beach) hemos aprovechado para comer. De camino nos hemos cruzado con unos chicos en moto que nos han visto un poco perdidas y que también iban a esa playa, así que los hemos seguido hasta allí.

Teníamos ganas de llegar a una playa en condiciones porque aquí todas tienen rocas y después de 350 escalones y unas cuántas rocas lo hemos conseguido! Sólo ha podido ser un chapuzon pero ha estado bien.(y otro million y medio de fotos).

De camino al hotel hemos parado en un templo/cueva (Pura Goah Gili Putri), donde nos obligaban a alquilar su Sarong y después debíamos dejar una “voluntad” de 20.000rp/pers. Al entrar al templo nos han “bendecido” al estilo hindú y nos han dado agua. La cueva es interesante, es grande y tienen un espacio reservado para sus oraciones pero no es una gran visita.

Finalmente queríamos ver el atardecer pero el cielo estaba tapado y sólo hemos hecho esta foto…

Al final nos hemos quedado en el hotel duchandonos y buscando maneras de recuperar el móvil.