Diario de ruta CUBA

Día 1. Vuelo y llegada a la Habana

Llegó el gran día. Nos vamos!!
A las 20.30 nos pasan a buscar los padres y abuela de Cris y a las 21. 15 ya estamos en la cola de facturación. (no sin antes pelearnos en la entrada del parking con la pantalla para que nos abriera la puerta….)

La cola se hace eterna pero por fin llegamos al mostrador donde casualidades de la vida, la azafata es una madre del colegio donde trabajo. Nos arregla los papeles y pasamos con las mochilas, provando suerte por si nos dejan no facturarla.

Pasamos los diferentes controles y llegamos a nuestra puerta de embarque donde degustamos unos bocatas de tortilla preparados, muy amablemente, por la madre de Cris.

En el vuelo nos sentamos separados. Al principio hace un frío gélido y una vez ya estamos rumbo a Moscow (lugar donde hacemos escala) empieza el calor asfixiante. Toda una odisea combinada con 4,5h de vuelo sin dormir. Nos sirven una pequeña cena a las 2 de la madrugada y a las 3.30, de golpe, amanece.

Llegamos a Moscow a las 5.30 y nuestro siguiente vuelo con dirección a nuestro destino final (La Habana) viene con un retraso de 3 horas. Por lo tanto nos toca esperar hasta las 10.00h… Mientras tanto, nos tomamos la mañana con filosofía, sin prisa y contemplando todo aquello por lo que pasamos. Así, como anegdota, una mujer de Mongolia (o eso creemos) se ha estampado contra un cristal pues se pensaba que era una puerta…

Nos hemos recorrido el aeropuerto en busca de wifi y hemos acabado tomando un refresco, cortesía de la aerolínea por el retraso, en Costa Coffee. Entre charlas y el intento de descansar algo, llega el momento de volver a embacar. Esta vez, el vuelo dura 12 horas y va abarrotado de gente. Estamos de nuevo separados, aunque ahora mismo no nos importa demasiado, queremos dormir un rato…

El vuelo se hace eterno. La comida escasea. Por primer vez en un vuelo tan largo, hemos pasado hambre!. A las 16.00h (hora Cubana), aterrizamos. Muy fácilmente pasamos los controles y recogemos las mochilas de la cinta. Cambiamos algo de dinero y cogemos un taxi (30 CUC) hasta la vivienda de unos conocidos.

Cuando llegamos nos explican un poco como llegar al centro, que ver y nos enseñan donde dormiremos. Aunque no las tenemos todas de caber los 3 en esa cama, lo vamos a intentar. Para eso hemos venido no? Para vivir la experiencia y intentar sentirnos cubanos.

Enseguida nos preparamos para salir. Tenemos que ir a la avenida principal y parar una “máquina” unos coches que circulan por la ciudad y recogen pasajeros. Parecido a taxis pero a 0,5 o 1 CUC por persona.

Llegamos al capítol, buscamos un banco para cambiar dinero y callejeamos por la Habana vieja. También paseamos por el Malecón, aun con sol y con unas bonitas fotos de postal.

Finalmente buscamos donde cenar. Estamos cansados, con sueño y hambre así que no buscamos mucho y acabamos entrando a un sitio para guiris… Mañana pondremos más énfasis en el lugar de comer para delaitar nuestros paladares al más estilo cubano.

El calor es enganchoso y eso que hemos empezado a caminar a eso de las 18.00h… Ya veremos como lo pasamos mañana.

Día 2. La Habana

El despertador suena a las 7.30h. Aunque las condiciones para dormir no eran las mejores, debemos de reconocer que estar los 3 en una cama no ha sido tan drama como lo esperábamos. Aparte, funcionaba un pequeño cacharro de aire condicionado que emitía un horrible ruido pero era preferible eso a morir de calor.Al levantarnos hemos ido a buscar una máquina para que nos llevara al centro de la Habana pero hemos acabado en un bus por el mismo precio (1 un CUC)Hemos ido en busca de algo para desayunar y hemos acabado en un sitio occidental muy fresquito.

img_20190707_0900255884075623999416788.jpg

A las 10.00h hemos empezado un free tour del casco histórico de la Habana. Nos han explicado muchísimas cosas pero las más destacables son las siguientes.

El ballet es una modalidad deportiva muy importante en Cuba. Alicia Alonso fue la bailarina más importante de Cuba durante más de 50 años y, hoy en día con más de 98 años (ciega e invalida) es capaz de dirigir coreografías sólo con el oído.

Es importante destacar que aquí, en la Habana, el ritmo de vida es muuyy tranquilo y las colas en los establecimientos es normal, de echo es una manera de socializar con la gente.Los colegios son gratuitos hasta los 15 años. Se les paga material, libros y uniforme. A los más necesitados también se les dan los zapatos y mochila. Hay unos 28 alumnos por clase.

Existen muchas ayudas (madres solteras con hijos o que estén estudiando en la universidad pueden llevar a los niños a guarderías gratuitamente sin ningún coste).La universidad también es una buena referencia, está en la posición 19 del ranquing de las mejores universidades del mundo (y eso que es totalmente gratuita).

IMG_20190707_101549[1]

En cuanto a la religión, es una mezcla entre la religión africana y católica. Está muy de moda porque es una religión liberal donde está permitido las relaciones sexuales antes del matrimonio, relaciones homosexuales, etc.

Se pueden hacer Santos/as pagando 2000/3000 USD pero deben estar un año con restricciones. Se les reconoce porque van vestidos de blanco y, actualmente, se ha convertido en una especie de estatus social.

Las restricciones pueden ser: no tomar el solar, no besarse la cara, no ser fotografiados, no mirarse al espejo… Y también se hacen sacrificios (secretos) a animales.

IMG_20190707_111335[1]

Cada vez hay más testigos de Jehová pero muchos no están a favor porque ahora que Cuba empieza a ser un poco más libre, la comunidad de los testimonios de Jehová tiene mucho peso y no están a favor de muchas leyes liberales.Tienen cartilla de racionamiento pero es muy escasa la comida que les dan..

Muy básico (un paquete de arroz, 5 huevos, frijoles… Al mes!! Y un pan diario).

IMG_20190707_111003[1]

Cuba tiene el segundo parlamento con más mujeres en el mundo (el primero Uganda 🇺🇬)Antiguamente, matar a un cerdo tenia el mismo castigo que asesinar a un ser humano.El discurso más largo de Fidel Castro duró 7horas y 40 minutos.

No hay paro. Intentan que todos tengan trabajo en función de sus estudios. Si no tienen trabajo se les vigila pues están en potencial riesgo de delinquir.

IMG_20190707_112028[1]

Tienen una industria farmaceutica pròpia (escasa, efectiva y sin ánimo de lucro).

Y bueno. Básicamente esa información es la que nos han dado durant el tour. Han sido 3 horas paseando por el centro de la Habana y hemos hecho una parada para comer un delicioso helado.

Posteriormente hemos ido todos juntos a comer a Sarrá, un restaurante de comida típica Cubana y donde sirven uno de los mejores Daikiris tradicionales.Así que, para empezar y refrescarnos hemos pedido un Daikiris seguido de tres platos para compartir (Ropa vieja, camarones al ajillo y pollo al curry). Todo estaba delicioso.

Al acabar, hemos ido en busca de una de las plazas con wifi para ponernos en contacto con familia y amigos y, sorteando el sol, hemos vuelto al punto de encuentro del 2o tour.

Bajo el sol abrasador hemos empezado a caminar mientras nos explicaban curiosidades y acontecimientos históricos de la ciudad. En este tour nos hemos informado un poco más de la vida de los cubanos y, a parte de recordarnos los de las cartillas de racionamiento nos han explicado que hoy en día vivir en Cuba no es tan fácil y bonito como muchos creen.Existe una sola compañía de luz, de agua, de transporte… Cosa que hace que no haya competencia pero a su vez que los cubanos no puedan decidir que prefieren.

En las pequeñas tiendas no hay demasiados productos, es más, sólo hay un tipo de producto y ese es el que se debe consumir. Por ejemplo, nosotros estamos acostumbrados a ir al súper y decidir que marca de arroz, de jabón, de aceite, de papel, de… Lo que sea queremos.

Aquí hay la que hay y muchas veces, ni la hay. Es muy común que se acabe el agua, pues solo hay una empresa que subministra las botellas de agua potable ( hoy mismo hemos tenido que ir a tres tiendas hasta encontrar una botella para poder beber…).

También nos han contado que al final, todo esto causa problemas, pues como tampoco hay mucha carne, cuando llega a las tiendas la gente forma grandes colas bajo el sol para poder comprar, se cuelan y acaban habiendo dispuestas…Hemos acabado el tour y, teníamos tanto calor y sed que hemos parado en un bar muy curioso donde por 3,5 CUC nos han ofrecido un grandiosos sándwich de jamón y queso y unos granizados de limonada.

Seguidamente, hemos caminado hasta la zona de ferris pues teníamos que cruzar al otro lado para ver el cañonazo. Un cañón que dispara simulando la antigua hora de queda (a las 21.00).

Al desembarcar hemos caminado unos 20 minutos, primero hasta el monumento enorme de un Cristo y luego hasta la muralla donde dentro se hace lo del cañonazo. Había muchísima gente y la entrada costaba 8 CUC (7 euros).

Hemos decidido quedarnos fuera y…. SUERTE! Pues por lo visto solo se pagaba para ver como salía el cañón!!

De vuelta hemos hecho el camino hacia la ciudad, cogiendo el ferry y caminando hasta la plaza de la Fraternidad donde hemos cogido una “máquina” hasta la casa.Toca ducharse y hacer las mochilas. Mañana vamos hacia las Terrazas. No tenemos billetes así que tenemos pensado llegar a primera hora.

Día 3. Las Terrazas

Hoy nos movemos de la Habana para ir a las Terrazas, una reserva de la biosfera de la UNESCO.

Sabemos que debemos coger un autobús Viazul, pero no tenemos los tickets así que nos han recomendado ir a primera hora.

A las 7 nos levantamos y tras coger un autobús (Galis en uno y nosotras dos en otro porque no cabiamos ) llegamos a la estación y esperamos 1 hora a que nos digan algo… No es como en España que se venden tickets y cuando ya no hay más te dicen que te esperes al siguiente… Aquí es diferente.

Venden tiquets pero todo el mundo antes de subir al bus debe pasar a confirmar que ha venido (porque igual lo han comprado por Internet o días antes).Una vez todos están en el bus ven cuantos asientos quedan libres y es entonces es cuando nos dicen las plazas que quedan. Por suerte, hemos podido coger el bus aunque más de 15 pasajeros se han quedado en la estación a la espera del siguiente (casi 3 horas más tarde).

Pasada 1hora y 20 minutos hemos bajado del bus y hemos desayunado unos sándwiches de queso (con ketchup y mostaza que no habíamos pedido) y un señor nos ha ofrecido una casa particular.Hemos estado decidiendo y organizándonos y hemos decidido quedarnos a dormir aquí en vez de en Soroa pues era más difícil acceder a ese pueblo.Subimos 2 km en moto-camioneta y al llegar nos han ofrecido un zumo de mango riquísimo.

Cuando la habitación estaba preparada, hemos dejado las cosas y nos hemos organizado todo para ir hacia los Baños del San Juan. El taxi nos ha venido a buscar a la casa y nos ha llevado hasta los baños. Por lo visto entrar cuesta 10 CUC con comida incluida pero al estar en una casa particular no hemos tenido que pagar nada.

img-20190708-wa00346503420171109122399.jpgHemos estado 3 horas, remojándonos en el río de temperatura exquisita y hemos comido arroz con estofado de res riquísimo.

De vuelta a la comunidad, hemos intentado alquilar unos botes para remar en el lago pero por lo visto, hoy no se alquilaban.

Así que hemos caminado hasta llegar al Café de Maria, uno de los mejores cafés del Cuba (o eso dicen). A mi, personalmente, que no me gusta el café, he provado una de sus especialidades. Se llama “café las terrazas” y está compuesto por: coctel de café, leche, licor de cacao, hielo y chocolate, riquísimo!!!!!!!

img-20190708-wa00328175878946888287699.jpg

Hemos vuelto a la casa particular para ducharnos y descansar un poco, a parte ha empezado a llover (menos mal, así refresca) y luego hemos salido a cenar.Hemos cenado en “El Romero”, uno de los restaurantes más antiguos y ecológicos de Cuba. Hemos degustado los platos siguientes:
Crepol: crep con pasta de frigoles fritos, verduras rellenas y sote.
Jinete: bola de tubérculos y frijoles condimentada con especias, arroz integral y verduras salteadas.
Andante con Brío: pastel horneado Montañés y germinaciones frescas.

Tenemos que decir que estaba muy bueno aunque un poco caro. A parte, la carta era muy completa pero solo podíamos escoger 6 platos pues no tenían nada más. Pero bueno, no todo se puede tener!Al acabar hemos ido a buscar el hotel Moka, pues nos habían dicho que había música en directo cubana, pero no. Ni siquiera la recepcionista lo sabía, pues nos ha comentado que quizá al haber pocos clientes, el grupo no vendría (y eso lo decía la de recepción que se supone que lo debe saber!, puestos a decir, no tenía clara la hora, quizá venían a las 22 o a las 22.30 y sino, no venían).

Enfin, que hemos vuelto dando un pequeño rodeo hasta la casa y a descansar!Mañana vamos rumbo a Viñales.

Día 4. Llegada a Viñales

Hoy hemos dormido mejor que nunca. Nos levantamos con las pilas recargadas y desayunamos fruta, huevos fritos, zumo de mango, pan y té. Estaba todo buenísimo.Hemos salido a las 8.45 en taxi hasta la salida del bus de Viazul. El bus llega sobre las 10.15 pero debemos estar antes ya que no tenemos billete y si hay sitios los dan en función de la cola de llegada.El bus llega 40 minutos tarde pero, por suerte, tenemos sitio. Han sido 2horas i 15 minutos hasta llegar a Viñales. Galis ha compartido parte de su viaje con una gotera. Y hay que reconocer que hacia bastante frío en el bus.Al salir del bus, una manada de personas se han avalanzado sobre nosotros para ofrecernos su casa particular. Nosotros ya teníamos una apalabrada desde Barcelona así que hemos hecho oidos sordos y hemos caminado hasta la casa.A

l llegar, nos han enseñado la habitación y nos ha explicado algunas de las cosas que podemos hacer en Viñales. Seguidamente, tras un refrescante zumo natural de mango, hemos caminado en busca de un lugar donde comer y hemos acabado en un paladar (La Colonial) del centro.

Mientras esperábamos la comida, ha caído el diluvio universal (sin exagerar). Ya nos habían dicho que en Cuba, por las tardes debe de llover para refrescar un poco, pero lo cierto es que no pensábamos lloviera tanto!!La comida ha sido buena y abundante. Cris y Galis se han pedido Ropa vieja de cerdo y yo arroz con pollo (pero en formato paella).Al terminar de llover hemos vuelto a la casa, pues habíamos quedado que nos vendrían a buscar para hacer una ruta a caballo. Y así ha sido

.A las 16.00 nos ha venido a buscar un cowboy llamado Gulliber quien nos ha acompañado hasta los caballos y nos ha guiado durante todo el recorrido. Hemos estado más de 2 horas, ya podéis imaginar como han acabado nuestros traseros!Nos hemos adentrado por preciosos caminos y por el valle del silencio donde, aparte de barro, charcos y vegetación, hemos acabado en una tabaquera donde nos han explicado como hacían los puros y, incluso, nos han dado de provar. Galis ha aceptado, nosotras nos hemos conformado con un Mohito. Jeje…

Nos han explicado como cultivan el tabaco. En setiembre plantan las semillas y se están, aproximadamente, una semana. Luego dejan que crezca. La hoja más alta es la de más calidad y es la de los puros Cohibas. Cuanto más baja es la hoja, menos calidad siendo así de mejor a menor: Cohibas (el de Fidel Castro), Monte Cristo (Che), Romeo y Julieta… Y el de calidad más baja es Guantanamera.

Desde que siembran hasta que se vende pasa 1 año y dos meses. El secado es de 3 meses y luego queda la preparación.

El gobierno se lleva un 90% del cultivo y los hogareños, con el 10% sacan unos 3000 puros.

El gobierno no le saca la raíz que es la que contiene la niconita, en cambio aquí, en Viñales si que se la sacan.De vuelta debíamos comprar los billetes de bus hacia Cienfuegos y hemos acabado apalabrando un taxi compartido.De vuelta a la casa a ducharnos y a cenar. Hoy toca pizza y tacos en “la cocinita de en medio” . Súper cubano todo.Mañana, si todo va bien, vamos a Cayo Jutias, un poco de playa!!

Día 6. Viaje a Cienfuegos

Poca cosa pensábamos sobre lo que iba a pasar hoy cuando ha empezado a sonar el despertador.Acabamos de hacer las mochilas, desayunamos y un coche nos viene a buscar. A la vez, sube una pareja vasca y otros 3 chicos, también vascos.Empezamos el viaje hablando entre nosotros sobre la experiencia del viaje y compartiendo anegdotas. Cuando pasamos Pinar del Río y enlazamos con la “autopista” nos damos cuenta que el coche no tira. El conductor se para, abre el capó y de nuevo, nos ponemos en marcha.

10 minutos después pasa lo mismo, el coche no tira así que bajamos todos y otros coches se van parando para ver que pasa. El conductor empieza a sacar piezas, mover tornillos y entre ellos se van aconsejando sobre qué es lo que debe hacer. Al final, retira el filtro de gasoil y nos montamos. Dice que eso no hace falta porque el ha echado un gasoil malo y que por eso no podemos ir más rápido.Y que razon tenía el hombre. El coche iba a toda pastilla, nosotros, pensando en si llegaríamos a nuestro destino sin esa pieza del motor.En la Habana nos hacen cambiar de transporte. Junto con otros tantos guiris, nos meten en un “autobús” y empieza la aventura. Saltos, música y calor, muho calor. El trayecto dura 2,5horas aproximadamente.Cuando llegamos a Cienfuegos bajamos, para de nuevo coger un taxi que nos llevará hasta la casa donde dormiremos hoy. Al bajar, los mosquitos nos acribillan y eso que hemos estado 10 minuts esperando.El grupo de los 3 chicos vascos tenían apalabrada una casa, así que vamos todos, los 8, a ver si nos podían acoger. Después de negociar, acabamos todos con una habitación muy grande y salimos para buscar algo para comer.Vamos caminando por la avenida principal y resulta que, hasta el centro, hay 3 km. Hace mucho calor y humedad, así que nos subimos en unas bici taxi que nos acaban llevando a un sitio donde comer

Comemos a las 17.00h y al acabar paseamos hasta el centro. Vemos un grupo de niños bailando, suponemos que practicando para las fiestas del 26 de julio y seguimos nuestro camino hasta el parque de la Reina, seguido del cementerio de la Reina donde nos han vendido la historia de que ahí estaba enterrada la Bella Durmiente…

De vuelta hemos cogido una moto taxi, nos hemos duchado y hemos acabado jugando al Uno. Mañana tenemos intención de ir hacia el Nicho, un parque donde hay unas cascadas para bañarse y refrescarse…

Día 7. El Nicho y Trinidad

7.10 de la mañana, suena el despertador. En menos de 20 minutos hacemos las mochilas y bajamos a desayunar. Tenemos sándwich, huevo frito, fruta, zumo natural, te, café y unas galletitas que más bien tienen el sabor de palitos.

Después del desayuno decidimos coger los coche/taxi que nos llegan al Nicho y luego a Trinidad. Son 70 CUC por coche.Después de 90 minutos llegamos al Nicho. Son las 10.00h pagamos la entrada al parque (10 CUC) y empezamos un paseito de poco más de 1 km por donde vamos pasando por pequeñas piscinas naturales y cascaditas.La última de todas, la más grande, nos permite fotografiarnos para dejar un buen recuerdo del lugar.Más arriba encontramos la última piscina donde nos refrescamos en un agua fría (pero soportable).Arriba del todo, hay un mirador donde también nos fotografiamos, no fuera que olvidásemos la bonita estampa.

De vuelta al coche, algunos se dan un último baño antes de que los mosquitos aparezcan. Y cogemos el coche, otros 90 min hasta Trinidad.

Entramos a Trinidad por una ancha calle adoquinada y el taxista nos deja delante de una casa particular. Negociamos el precio y acabamos por 15 CUC la habitación. Unas habitacions anchas, con un gran cuarto de baño, aire condicionado, toallas y… Wifi!!!
La casa tiene el árbol más antiguo de Trinidad y, le hacen ceremonias pues hay enterradas personas de la familia…Después de una buena ducha y ponernos en contacto con la familia, salimos todos juntos en busca de algo de comer pero el dueño de la casa se viene con nosotros y nos lleva a un “supermercado” donde compramos agua a buen precio. También nos lleva a un “restaurante” cubano donde comemos por 0,50€ por persona. Nos dejan comer ahí porque el de la casa nos ha llevado hasta ahí…

Hace muchisima calor, salimos a pasear pero acabamos tomando un helado. No se puede estar por la calle. Salimos de nuevo y al cabo de poco oímos unos truenos, enseguida se pone a diluviar (30 minutos) escusa perfecta para tomarnos un mohito mientras amaina…

Salimos y decidimos seguir una ruta por las calles más conocidas de Trinidad y conocer la auténtica Cuba, con sus calles adoquinadas, sus casita bajas, la gente en las terrazas o en la calle y los niños jugando descalzos por toda la vía.

También hemos entrado en el templo Yemalls (religión cristianó-africana) donde nos han explicado que hay vírgenes que son iguales que las nuestras (catolicismo) pero les ponen otros nombres y son de color de piel oscuro.

Por el camino hemos acabado por las calle más marginales de Trinidad, donde nos pedían ropa, productos de higiene, dinero y, los más pequeños, caramelos. Al final, hemos entrado en casa de una señora (nos han llevado los niños) y hemos comprado caramelos y chupachups para los niños que nos íbamos encontrando por la calle. Como los 3 reyes magos de Oriente nos hemos sentido.

Hemos vuelto a la plaza del pueblo y tras decidir que hacer hemos acabado en el mismo bar del mohito de la tarde para acabar cenando unas hamburguesas y, por fin, después de 1 semana, hemos podido beber una coca cola.

Al salir nos hemos acercado a la casa de la música donde por 1 CUC nos dejan entrar. Hay 3 ambientes. Música en directo, salsa y cantantes.

Hemos estado ojeando un poco el local, viendo como tocan y bailan y, finalmente, hemos regresado a la casa a descansar.

Con la broma se ha hecho tarde, queremos pasarnos un agua antes de ir a dormir pues estamos pegajosos…

Día 8. Playa Ancon, Trinidad

Anoche hubo un apagón general en todo el pueblo que duró unas 2 horas aproximadamente. Estuvimos jugando al parchís a oscuras desde la tablet, tomando un poco “el fresco” y nos fuimos a dormir.

Al levantarnos, desayunamos en la misma casa, que, por cierto, aprovecho para promocionar un poco pues nos trataron fantasticamente: Villa la ceiba (la casa de Changó) robertovalle2013@gmail.com +5341998279Después de un buen desayuno fuimos a cambiar dinero pero como la noche anterior había habido el apagón, no sabían como estaba el cambio, así que en ninguna oficina nos lo cambiaron.De vuelta, nos preparamos para la playa. Dos coches nos vinieron a buscar (2 CUC por persona ida y vuelta).

A medio camino, uno de los coches se para (ya empezamos, pensamos) y abren el capó y empiezan a toquetear cosas… Al final sacan el filtro del aire pero tampoco era eso así que deciden agarrar una cuerda y arrastrar hasta la playa el coche.


Una vez en la playa, nos situamos bajo una palmera para resguardarnos del sol y vamos hacia el agua. Hace viento y mala mar pero en el agua se está bien. De pronto, algo roza a Cris… Sale corriendo, las piernas le pican y, al cabo de poco se le nota rojo y unas finas líneas… Los tentáculos de una medusa le han rozado… En un chiringuito le ponen vinagre y dejamos que pase mientras hacemos otra partida al parchís.Ya no nos atrevemos a meternos al agua. Un hombre nos ofrece ir en catamaran y ver la barrera de coral haciendo snorkel… Así que nos animamos y subimos.Nos adentra unos 10 minutos hasta el fondo y saltamos al agua. Aunque sigue movida, podemos ver el fondo (nada comparado como los preciosos corales de indonesia) y nos pasamos bajo el mar otros 40 minutos.

De vuelta, nos tumbamos, a la vez que bebemos un Cuba libre (cortesía del catamaran) y bajamos en busca de un sitio donde comer.Muchos quieren tomar la langosta así que vamos a un chiringuito que parece hacernos un buen precio por ella. Cris y yo preferímos un sándwich.

Una vez nos sentamos nos dice que no tienen ningún tipo de pan y nada de lo que hay en la carta nos convence. Decidimos ir a comprarlo al lado mientras hacen las langostas pero por lo visto, nuestros compañeros vienen con todo… Tampoco tienen agua.

Acabamos comiendo en el chiringuito de al lado.A las 16.30 habíamos quedado con el taxista para que nos viniera a buscar. Un taxi está, el otro, (el que se había estropeado no) no ha llegado aún pero nos comentan que está apunto de llegar. Unos se van, aprovechando para ducharse, el resto nos esperamos 45 minutos hasta que llega. ç

Ya se dice que aquí todo va a otro ritmo, al ritmo Cubano.Después de la ducha salimos a pasear por el centro. La plaza está llena de gente conectada al wifi y nosotros no íbamos ha ser una excepción.Garbiñez se compra unas maracas en una tienda especializada por 10 CUC y paseamos hasta encontrar un lugar donde cenar.

Música en directo y más de una hora para que nos sirvieran pero ha estado bien la noche. Estamos bebiendo mohitos y piña colada. Está fresquito y a muy buen precio (menos de 2 euros). Nos sale más a cuenta beber alcohol que agua (aunque agua bebemos mucha).

De vuelta a la casa, escuchamos desde las afueras el sonido de un piano, nos invitan a pasar y escuchamos la dulce música de una mujer mayor, acompañada de su familia y, antes de entrar a la casa un hombre enseña a garbiñez a tocar las maracas.Ahora recoger y descansar

Día 9. Llegada a Remedios

Al levantarnos nos vestimos rápido para ir a la estación de autobuses y comprar los tickets para el martes de madrugada hacia Santiago de Cuba. Sólo podemos comprar el de las 2.00 de la madruga pues el resto se ha acabado.

Después del desayuno viene el taxi que nos lleva hasta Santa Clara. Son dos horas de trayecto con intervalos de aire condicionado y momentos de ventana abierta.

En Santa Clara dejamos a Garbiñez y Albeto y nosotros tres, junto a los tres vascos ponemos rumbo a Remedios. Una horita más de trayecto.Remedios es un pequeño pueblo colonial, donde en su gran plaza hay dos iglesias. Hace muchísima calor y nos apresuramos en buscar donde dormir.

Después de dar varias vueltas encontramos la casa perfecta.Nos dejan 3 habitaciones y una casa para nosotros. Es estupenda! A parte, la familia que nos atiende tiene un encanto especial. Recomiendo muchísimo ir a esta casa. Saldréis e cantados y enamorados de ellos. Casa Lliliam. HOSTAL COLONIAL llifer@nauta.cu +53 58097614

Salimos a comer, en la plaza del centro, unos pollo y otros cerdo con arroz y flam por 5 CUC.

Aprovechamos para ponernos en contacto con la familia y luego callejeamos por las callejuelas de Remedios pero nos damos cuenta que no se puede casi caminar del sofocante calor así que vamos hacia la casa.Nos duchamos y pretendemos descansar un poco con el aire condicionado pero por lo visto se ha ido la electricidad de toda la calle…

Así que no tenemos otro remedio que salir a una terraza donde empieza nuestra tarde de mohitos.A las 9.30, ya acribillados por los mosquitos, nos cambiamos a otra terraza, picoteamos algo, seguimos bebiendo un poco y jugando al uno.Pronto son las 23.00 así que vamos a casa, ya con luz, y seguimos jugando, esta vez al monopoli con la tablet. Pronto nos aburrimos y vamos a dormir. Mañana toca un poco de playa en Cayo Santa Maria

 

Día 11. Viaje a Santiago de Cuba

No podiamos ser más gafes. A las 2.00 de la madrugada a llegado el autobús pero por lo visto habían vendido más asientos de los que había. Después de barajar opciones no hemos tenido otra que subirnos, estirarnos en el pasillo y esperar a que se fuera bajando gente en las diferentes paradas.

2 horas más tarde, aproximadamente, han bajado 3 personas. Nosotros, asqueado de estar tumbados en el pasillo notando pies por doquier, nos apresuramos a coger los 3 espacios que quedan. Dos están delante y se van turnando con el ayudante del conductor el resto estamos detrás. Los asientos no se pueden reclinar, estamos apretadisimos, las piernas no las podemos ni mover y, encima, sale un aire caliente que imposibilita dormir nada. Cristina ahora está en el suelo, parece que se ha acomodado y todo.

Sobre las 8 de la mañana hacemos otra parada y, por fin, podemos sentarnos en sitios más decentes. Seguimos a la cola del autobús pero no podemos quejarnos. Han subido también otros pasajeros, entre estos una familia con niños que se sientan donde estábamos antes nosotros.

Pensábamos que las siguiente 7 horas iban a ser tranquilas pero, de golpe, una niña se levanta y empieza a vomitar a bocajarro detrás nuestros. Apunto de morir asqueados, aguantamos la compostura y nos tapamos la nariz. Hay que decir que el padre, cuidadosamente lo ha intentando limpiar todo (y eso que no era poco).

Las horas han ido pasando, más o menos bien, aunque no hemos podido dormir. Entre el tembleque del autobús, el ruido, la niña que seguía vomitando de vez en cuando y las paradas donde bajaban pasajeros… Parecía que esto no se fuera a acabar nunca.

Por suerte a las 14.30h llegamos a Santiago de Cuba. Montamos en un taxi que nos deja en el centro y buscamos donde dormir. Hace muchísimo calor, exagerada. Después de preguntar y ver varias casas durante 30 minutos, finalmente nos quedamos con la que consideramos que es la mejor. Mala suerte la nuestra al ver que habían cortado la electricidad (nos cuentan que está por venir otro periodo especial y hacen cortes de electricidad asiduamente, ya nos pasó en Trinidad y Remedios…). Nos duchamos sin luz y a la espera de volver al anochecer y poder encender el aire acondicionado.

Ducha, cambio de ropa y salimos a comer (son las 17.00).

Santiago tiene largas y empinadas calles. Enfrente de la catedral hay una plaza muy bonita que sus fachadas nos recuerdan a casas costeras del norte.

Paseamos por la calle comercial (con sus tiendas cerradas) y llegamos a una gran avenida donde parece que van a desfilar comparsas de niños. Antes, nos refrescamos con un zumo natural de limón y un trozo de pastel de chocolate.

Al salir ya es de noche pero la música empieza. Preguntamos y pagamos 3 CUC por subirnos a una plataforma los 6 y ver como los niños desfilaban.

Aun ser las 21.00 hacia mucho calor. No podemos imaginar como estarían sudando los niños/as, que iban con vestidos, disfraces, pelucas y gorros enormes a la vez que bailaban. Nos recuerda, un poco, a los carnavales de Brasil que hemos visto por la tele.

De vuelta a casa, callejeando y a las 12.00 a dormir, ha sido un día intenso de apenas descanso.

Día 12. Santiago de Cuba

Nos levantamos a las 8.30, con el desayuno preparado para empezar un nuevo día.Salimos hasta el centro para preguntar horarios de tren hacia la Habana.Nos dicen que tenemos que ir hasta la estación así que caminamos los casi 2 km hasta la estación.

Al llegar nos dicen que no venden billetes para turistas ya que los precios aun no han salido (es un tren nuevo que se estrenó hace 4 días).Preguntamos sobre el autobús, horarios y precio para tener ya una idea para el domingo que tenemos que regresar…Al final, acabamos apalabrando un taxi compartido hacia Baracoa para el viernes.Volvemos, de nuevo, caminando hasta la parte céntrica donde tomamos unas limonada bajo el aire condicionado del local y al salir, vamos a buscar las letras grandes de CUBA que vimos ayer noche.

Nos fotografiamos con ellas y hacemos un amigo cubano (Manuel) que nos acaba enredando para meternos en un barco que nos lleva hasta el Cayo Gran a para comer pescado acompañado de mohitos en el restaurante “el Marino”.Después de casi 3 horas ahí, hemos salido de nuevo a coger el barquito que nos ha acercado a las faldas del Castillo del Morro. Ahí hemos caminado un poco, sudando bastante pues el calor era exagerado.

De camino hemos pasado por la playa de la Estrella donde algunos hemos decidido quedarnos en ropa interior para refrescarnos 1 minuto y de nuevo emprender el camino.

Una vez arriba hemos pagado 4 CUC por persona para visitar el castillo. Ahí hemos visto unas bonitas vistas del lugar y nos hemos fotografiado.

De vuelta hemos cogido un guagua (número 13) que, abarrotado de gente nos ha llevado a una calle de la casa donde estamos alojados.Muy rápidamente nos hemos duchado y salido en busca del teatro. A las 20.30h empezaba una obra de teatro a 3 CUC y hemos corrido a coger entradas.

Una vez dentro nos hemos sentado y hemos visto la obra de teatro “el runrun”. Iba sobre un velatorio de una mujer, su marido que lloraba la pena y 3 vecinas mayores que criticaban más que otra cosa.Finalmente lo que querían era averiguar dónde guardaba el dinero y el viudo reconoce que estar con esa mujer no había sido más que un calvario. No se muy bien como pero acaba encontrando el dinero bajo la silla.

Al salir hemos ido a la plaza central y nos hemos encontrado con los otros dos vascos con quienes ya hemos compartido el resto de la noche.

Hemos estado hablando con ellos y hemos ido a cenar algo.

Luego, vuelta a casa hemos visto que el barrio estaba de fiesta. La gente bebiendo cerveza a lo grande. Han montado unos barracons para beber y otros para hacer las necesidades!!

Con la broma son las 2.30 cuando nos vamos a dormir.Mañana ya es el último día que pasamos todos juntos. Empezamos a estar un poco apenados.