Día 35.- Mañana de tirolinas

Hoy hemos tenido un dia INCREIBLE.

A las 9.00 estabamos en la entrada de la oficina de aventuras ( Nong Khiaw jungle fly) donde compramos la excursión con tirolinas para hoy.

Sólo llegar, nos presentan a nuestro guia, nos dan el material y nos montamos en la plataforma delante de un tractor.

Ha sido surrealista, pero el viaje de 1 hora en tractor, ha sido super divertido, surcanso huecos, charcos y rios. Al cabo de 60 minutos llegabamos al inicio de la actividad, hemos caminado 10 minutos y nos hemos encontrado con la primera tirolina.

Había un total de 10 tirolinas y otras actividades de equilibro a altas alturas. Entre tirolina y tirolina nos ibamos grabando y contemplando las alturas y las bellezas del lugar.

Es sorprendete ver como han construido todo aquello, en este lugar remoto, sin acceso a carreteras ni maquinaria Realmente, merece muchisimo la pena!

Hemos parado para observar unas cascadas y meternos dentro. El agua no estaba excesivamente fría y ha sido una experiencia diferente.

Seguido de una comida “tradicional” y una charla muy interesante con nuestros dos guias.

Luego, hemos seguido con la actividad, se nos ha pasado volando, nos hemos divertido y disfrutado como niñas.

La vuelta, han sido 45 minutos caminando por un camino muy fangoso, resbaladizo, sorteando rios y llenos de sanguijuelas (Saskia lo ha pasado realmente mal!). Finalmente, el tractor nos esperaba al otro lado y en menos de 15 minutos nos han dejado en el guest house, donde nos hemos duchado y salido en busca de comida.

Nuestra tarde ha sido más bien, gastronomica. Primera parada, al coco restaurant, lugar donde cenamos ayer, y donde hemos comido unas patatas fritas para coger apetito.

Seguidamente, hemos ido en busca de algo dulce, así que nos hemos pedido 3 pancake de chocolate. Antes de que estos llegaran, nos han invitado a chupito lao-lao, osea wisky, aunque no era demasiado fuerte.

A la llegada de nuestros pancake vemos que más bién era un gran bollo color chocolate, medio dulce medio salado.  Para terminar la azaña, hemos pedido un vaso de leche y nos han traido unas mini tazitas con un chupito de leche dentro.

Hemos vuelto al guesthouse en bussa de la guía de Laos y nos hemos encontrado con una tarantula en la pared (dile tarantula, dile araña muy grande). Así que ols hemos entrenedio para hacer que se volviera a esconder por el tejado.

Y…Como aún teniamos tiempo, y parecia ser que también apetito hemos acabado en el restaurante cercano al guesthouse donde hemos cenado a las 20.00.

Para colmo, se ha ido la luz de todo el pueblo, así que cuando se recupere, podremos colgar esta publicación!

Mañana nos vamos hacia Luang Prabang.

Anuncios