Día 48.- 23 horas en la Terminal 3 del aeropuerto de Singapur

Me habían dicho y había leído que el Aeropueeto de Singapur era uno de los mejores del Mundo. Bien, pues aquí va mi experiencia durante mi escala de 23,5 horas.
Llego pasada la media noche y me dispongo a buscar una hamaca o similar donde dormir. Estoy en la terminal 3, es grandiosa. Camino y camino. Finalmente encuentro un sitio de descanso, pero todas las tumbonas estan ocupadas. Así que tocará dormir en el suelo. Por suerte es un suelo enmoquetado, así que me pongo una chaqueta encima, la mochila de cogin y un gorro para taparme que me tapa la luz y a dormir. Es cierto que me despierto muchas veces, pero pensaba que sería peor.

Por la mañana, voy en busca del Free Tour Singapoure, un tour gratuito que ofrecen desde el Aeropuerto para los viajeros que hacemos escala. En las primeras horas ya no quedan plazas, así que me apunto al de las 14.00.

Busco un sitio donde desayunar, pero todo es tan caro…. acabo en el Donkin Donnuts i viendo capitulos de una serie.
Cuando ya me he aburrido, me paseo por el aeropuerto, visito el Jardín de Mariposas, la zona de cine, pruevo las máquinas de masaje gratuitas (aquí me estoy un buen rato), los diferentes establecimientos comerciales i… oh!hay un 7 eleven!

Entro a ver los precios… extremadamente altos. Me dispongo a comprar una barrita de chocolate cuando un buen hombre me ofrece un billete de 10 dolares. Me dice que se va del País y que no los puede descambiar. Me siento la chica más afortunada del mundo!.

Aunque parezca mentira, ya es la hora. Feliz con mi compra (una chocolatina, unas patatas y una cocacola), vuelvo al puesto del free tour y procedimos a salir del aeeopuerto.

Hay una pareja India muy maja, muy interesada en mi viaje, que no paran de preguntarme cosas. Así que buena parte del viaje lo comparto con ellos. Pasamos el control, subimos al bus y nos enseñan las vistas de la ciudad. A lo lejos, parece ser una ciudad enorme.

Nos llevan a uno de los parques más importantes, donde hay una gran variedad de plantas.

Luego, a una especie de centro comercial, donde al otro lado del rio, vemos los enormes edificios de bancos y empresas.

Y, ya está, vuelta al aeropuerto. Pero bueno, han sido casi 3 horas. Ya queda menos.

Vuelvo a la zona de sofas que hacen masaje y me estoy un buen rato viendo series hasta que me quedo sin bateria. Compro una hamburguesa en el Burguer, conecto el móbil a cargar, paseo de nuevo y espero a que habran la puerta de embarque.

Aunque suene increible, ya han pasado las 23 horas. El aeropuerto no me ha parecido tan increible. Los baños estan limpisimos, hay wifi disponible todo el tiempo, hay alguna que otra atracción para distraerte, te dan caramalos en todos los puestos de información (ojo, los morados son malos). El aire condicionado es fuerte, pero con una chaqueta, solucionado el problema. Y, nosé, poco más. Me he sentido cono Tom Hanks por con un día en la película de “La Terminal”.

Vuelta a casa y a empezar de nuevo la rutina. A esperar la próxima aventura y viaje!

Anuncios