Enlace

Día 27. Conocemos Bajawa

El dia amanece lloviendo. Hacemos las mochilas y salimos a desayunar. El guesthouse era con desayuno incluido. Aquí todo se lo toman con muuuucha calma, así que en 30 minutos llega nuestro desayuno: huevo con unas rebanadas de pan!! Sí, sí, pan.

Habíamos quedado con el conductor a las 8.30h pero no es hasta las 9 que llega. Ponemos las mochilss dentro, recogemos a las murcianas y dejamos nuestras mochilas en ese hotelito. Hoy dormiremos allí. Estamos listas para que empieze el dia.

Una vez dentro del coche, Florian (el conductor/guía) nos pregunta si queremos ir a tomar un café a su casa. Al llegar nos dimos cuenta que vivia en un pueblo tradicional, con una gran plaza rectangular al medio, rodeada de casas bajitas hechas de bambú y techo de paja, los más modernos, metálicos. Las casas más importantes del poblado, tienen en el tejado una casita pequeña (símbolo de que vivía una mujer importante) o una figura de un hombre (símbolo de que vivia un hombre importante). En estas tribus existe el sistema de castas y en cada pueblo convive más de una casta. Cada poblado tiene su líder que es elegido por el própio pueblo (como el presidente de la comunidad) a quien se le debe consultar todas aquellas cosas que puedan afectar directa o indirectamente al pueblo.

Nos invita a sentarnos en el porche de su casa. Donde hay unas mesitas y unas sillas. Rápidamente aparecen sus hijos y vecinos, de unos 3/7 años y la hermana de la mujer de Florian nos sirvió un café de cultivo própio, bueno pero extremadamente dulce. Mientras lo tomábamos nos iba explicando las creencias del poblado. Son cristianos pero creen en el dios del cielo y de la tierra. Son naturalistas. Especialmente, nuestro guia era una persona muy espiritual y nos estuvo dando algún consejo de medicina tradicional y a todas nos dió un pequeño consejo para nuestros males o dolores. Sabe tanto de medicina tradicional por su tío que sufrío un periodo de locura, luego desapareció durante 40 días y volvió siendo un chamán.

Aprovechamos el tiempo haciendo reir a los niños y jugando a carreras de coche muy creativas. Luego nos invitó a entrar a la casa.

Por sorpresa, nos metimos en una pequeña habitación (la más importante de la casa), con paredes de madera y grabados de símbolos naturales. Estos especios no pueden ser más grandes que 3 veces la embergadura de una persona y no con más de 7 tablones de madera (por temas relogiosos). En una esquinita de la habitación, hay una hoguera encendida y el suelo está recubierto de colchones. Aquí és donde se hace de todo. Comer, dormir, meditar, matar a los animales pars cocinarlos….

Es un pueblo matriarcal. La mujer es la más importante de la família porqué tiene dos poderes. El poder dar a luz y la fortaleza. En cambio, los hombres solo tienen la fortaleza. Sin la mujer, los hombres no podrian existir. Cuando hay una boda, es el hombre quien va a vivir a casa de la mujer y debe pagar 6 caballos a la família.

Todas las famílias desean tener hijas porqué si sólo se tienen hijos es provable que se tengan que vender tierras para poder pagar las bodas.

Después de esto, nos habló acerca del significado de los lunares en la piel y nos estuvo analizando. No falló demasiado acerca de nuestra manera de ser y eso que no nos conocía de nada.

Al salir de allí, junto con dos de sus hijos, nos dirigimos en coche a otro poblado. Éste era bastante similar, aunque más grande. Nos contó como se creaba un poblado y porqué las tumbas están colocadas en medio. La razón es que las tumbas son las de los fundadores y tienen piedras más grande protegidas por otras más pequeñas. El pueblo se llama como el fundador.

Los rituales que hacen para decidir donde se construye la casa son curiosos. Han de hacer un agujero de medio metro, meter arroz, maiz y a un pollo vivo, taparlo y dejarlo una semana. Si el pollo está vivo, ahí se puede construir una casa. Sinó esas tierras serán para cultivo.

Para saber qué familias viven ahí, hay unos árboles en medio del pueblo, pintados con sangre de búfalo y dibujos representativos de cada casta.

Antes de comer fuímos parando para que nos enseñara diferentes plantas y frutos que se cultivan naturalmente por la zona (café, cánela, jengibre, anacardos, fruta de la pasión, cúrcuma, casava, taro…)

De camino vimos que se estaba despejando el cielo y decidimos subir a un mirador para ver las vistas a un volcán… tuvimos mala suerte porqué, aparte de pasar frío, arriba no pidimos ver nada.

Acabamos comiendo en un pequeño local de comida tradicional (arroz y sopa con una espécia de albóndigas).

Seguimos el viaje hacia unas termas naturales, muy grandes y preciosas. Las mejores que hemos visto nunca. Fué perfecto bañarnos en esas aguas calientes (a unos 45 grados). Ya entendemos porqué no tienen agua caliente en sus casas… todo el mundo viene con el jabón para lavarse aquí!.

Acabamos la jornada en Bajawa, listas para buscar algo para cenar y dormir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s