Enlace

Día 38. Tangkoko National Park

Nos levantamos y bajamos a desayunar. Hay buffet libre, aunque todo es comida asiática y pan de molde.

Vamos a buscar la ropa que habíamos dejado en la lavanderia. Por 1,5 euros nos lavan, secan, planchan y doblan 3 kg de ropa.

Regresamos a dejar las cosas al hotel y cogemos la moto. Nos esperan casi 30 km hasta el Tangkoko nacional park, por una carreterita de curvas. Por suerte, ya conduzco mejor la moto que ayer y los cambios ya están más o menos dominados. El problema es que la moto no va del todo bien…

Llegamos al parrque para preguntar horarios y precios. Habíamos leído que la mejor hora es a media tarde (15:00h), corroboramos la información y nos acercamos a una playa de arena negra y solitaria.

Nuestra estancia en la playa es de escasos minutos. El sol pica de lo lindo, la arena quema. Es imposible estarse. Recogemos y vamos a buscar algún lugar donde tomar algo pero no lo encontramos.

El pueblo es muy pequeño y sólo son casas particulares. Así que retomamos la carreterita que llevaba hasta el parque donde habíamos visto algunos hotelitos. Son las 12.30 cuando llegamos y solo sentarnos nos traen platos de comida. Comemos. Qué otra cosa podíamos hacer?

Aprovechamos el tiempo leyendo un libro cada una y a las 15.00 vamos a la entrada del parque. Pantalones largos, calcetines cogiendo el pantalon para que no entren bichos, repelente antimosquitos como si no hubiera mañana y ya estamos listas para empezar el trekking.

Vamos con un guia poco hablador. Es biologo pero nosotras casi no tenemos idea de animales ni plantas…

Lo primero que vemos son macacos, monos de culo pelado. Pasean a sus anchas por el bosque. Abriendo cocos y correteando por la zona.

Seguimos caminando. Nos enseña insectos que, la verdad, no sabemos como los ve.

Seguimos por una caminito y, entre las ramas de unos arboles, vemos Tarsios. Unos monitos enanos, de 15 cm como máximo de grandes que sólo viven en Indonesia (Borneo o Sulawesi) o Filipinas. Son muy, muy pequeños, con unos ojos enormes. Parecen hamsters saltando de un lado a otro.

Seguimos la ruta con la intención de ver un cálau (pájaro) pero cansadas de esperar, decidimos seguir.

Nos paramos a ver como una Tarántula sale del agujero en busca de un insecto y acabamos aquí nuestro trekking de 3 horas…

Para nuestro gusto, esperábamos ver más animales…

Volvemos a Bitung, ahora de noche. Nos duchamos y bajamos a cenar, pero está cerrado. (20:30h). Compramos unos nuddles en el super. Solo tenenos que añadir agua caliente. Ya tenemos cena, así que toca irse a dormir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s