Día 1. Vuelo y llegada a la Habana

Llegó el gran día. Nos vamos!!
A las 20.30 nos pasan a buscar los padres y abuela de Cris y a las 21. 15 ya estamos en la cola de facturación. (no sin antes pelearnos en la entrada del parking con la pantalla para que nos abriera la puerta….)

La cola se hace eterna pero por fin llegamos al mostrador donde casualidades de la vida, la azafata es una madre del colegio donde trabajo. Nos arregla los papeles y pasamos con las mochilas, provando suerte por si nos dejan no facturarla.

Pasamos los diferentes controles y llegamos a nuestra puerta de embarque donde degustamos unos bocatas de tortilla preparados, muy amablemente, por la madre de Cris.

En el vuelo nos sentamos separados. Al principio hace un frío gélido y una vez ya estamos rumbo a Moscow (lugar donde hacemos escala) empieza el calor asfixiante. Toda una odisea combinada con 4,5h de vuelo sin dormir. Nos sirven una pequeña cena a las 2 de la madrugada y a las 3.30, de golpe, amanece.

Llegamos a Moscow a las 5.30 y nuestro siguiente vuelo con dirección a nuestro destino final (La Habana) viene con un retraso de 3 horas. Por lo tanto nos toca esperar hasta las 10.00h… Mientras tanto, nos tomamos la mañana con filosofía, sin prisa y contemplando todo aquello por lo que pasamos. Así, como anegdota, una mujer de Mongolia (o eso creemos) se ha estampado contra un cristal pues se pensaba que era una puerta…

Nos hemos recorrido el aeropuerto en busca de wifi y hemos acabado tomando un refresco, cortesía de la aerolínea por el retraso, en Costa Coffee. Entre charlas y el intento de descansar algo, llega el momento de volver a embacar. Esta vez, el vuelo dura 12 horas y va abarrotado de gente. Estamos de nuevo separados, aunque ahora mismo no nos importa demasiado, queremos dormir un rato…

El vuelo se hace eterno. La comida escasea. Por primer vez en un vuelo tan largo, hemos pasado hambre!. A las 16.00h (hora Cubana), aterrizamos. Muy fácilmente pasamos los controles y recogemos las mochilas de la cinta. Cambiamos algo de dinero y cogemos un taxi (30 CUC) hasta la vivienda de unos conocidos.

Cuando llegamos nos explican un poco como llegar al centro, que ver y nos enseñan donde dormiremos. Aunque no las tenemos todas de caber los 3 en esa cama, lo vamos a intentar. Para eso hemos venido no? Para vivir la experiencia y intentar sentirnos cubanos.

Enseguida nos preparamos para salir. Tenemos que ir a la avenida principal y parar una “máquina” unos coches que circulan por la ciudad y recogen pasajeros. Parecido a taxis pero a 0,5 o 1 CUC por persona.

Llegamos al capítol, buscamos un banco para cambiar dinero y callejeamos por la Habana vieja. También paseamos por el Malecón, aun con sol y con unas bonitas fotos de postal.

Finalmente buscamos donde cenar. Estamos cansados, con sueño y hambre así que no buscamos mucho y acabamos entrando a un sitio para guiris… Mañana pondremos más énfasis en el lugar de comer para delaitar nuestros paladares al más estilo cubano.

El calor es enganchoso y eso que hemos empezado a caminar a eso de las 18.00h… Ya veremos como lo pasamos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s