Día 7. El Nicho y Trinidad

7.10 de la mañana, suena el despertador. En menos de 20 minutos hacemos las mochilas y bajamos a desayunar. Tenemos sándwich, huevo frito, fruta, zumo natural, te, café y unas galletitas que más bien tienen el sabor de palitos.Después del desayuno decidimos coger los coche/taxi que nos llegan al Nicho y luego a Trinidad. Son 70 CUC por coche.Después de 90 minutos llegamos al Nicho. Son las 10.00h pagamos la entrada al parque (10 CUC) y empezamos un paseito de poco más de 1 km por donde vamos pasando por pequeñas piscinas naturales y cascaditas.La última de todas, la más grande, nos permite fotografiarnos para dejar un buen recuerdo del lugar.Más arriba encontramos la última piscina donde nos refrescamos en un agua fría (pero soportable).Arriba del todo, hay un mirador donde también nos fotografiamos, no fuera que olvidasemos la bonita estampa.De vuelta al coche, algunos se dan un último baño antes de que los mosquitos aparezcan. Y cogemos el coche, otros 90 min hasta Trinidad.Entramos a Trinidad por una ancha calle adoquinada y el taxista nos deja delante de una casa particular. Negociamos el precio y acabamos por 15 CUC la habitación. Unas habitacions anchas, con un gran cuarto de baño, aire condicionado, toallas y… Wifi!!!
La casa tiene el árbol más antiguo de Trinidad y, le hacen ceremonias pues hay enterradas personas de la familia…Después de una buena ducha y ponernos en contacto con la familia, salimos todos juntos en busca de algo de comer pero el dueño de la casa se viene con nosotros y nos lleva a un “supermercado” donde compramos agua a buen precio. También nos lleva a un “restaurante” cubano donde comemos por 0,50€ por persona. Nos dejan comer ahí porque el de la casa nos ha llevado hasta ahí…Hace muchisima calor, salimos a pasear pero acabamos tomando un helado. No se puede estar por la calle. Salimos de nuevo y al cabo de poco oímos unos truenos, enseguida se pone a diluviar (30 minutos) escusa perfecta para tomarnos un mohito mientras amaina…Salimos y decidimos seguir una ruta por las calles más conocidas de Trinidad y conocer la auténtica Cuba, con sus calles adoquinadas, sus casita bajas, la gente en las terrazas o en la calle y los niños jugando descalzos por toda la vía.También hemos entrado en el templo Yemalls (religión cristianó-africana) donde nos han explicado que hay vírgenes que son iguales que las nuestras (catolicismo) pero les ponen otros nombres y son de color de piel oscuro.Por el camino hemos acabado por las calle más marginales de Trinidad, donde nos pedían ropa, productos de higiene, dinero y, los más pequeños, caramelos. Al final, hemos entrado en casa de una señora (nos han llevado los niños) y hemos comprado caramelos y chupachups para los niños que nos ibamos encontrando por la calle. Como los 3 reyes magos de Oriente nos hemos sentido.Hemos vuelto a la plaza del pueblo y tras decidir que hacer hemos acabado en el mismo bar del mohito de la tarde para acabar cenando unas hamburguesas y, por fin, después de 1 semana, hemos podido beber una coca cola.

Al salir nos hemos acercado a la casa de la música donde por 1 CUC nos dejan entrar. Hay 3 ambientes. Música en directo, salsa y cantantes.

Hemos estado ojeando un poco el local, viendo como tocan y bailan y, finalmente, hemos regresado a la casa a descansar.

Con la broma se ha hecho tarde, queremos pasarnos un agua antes de ir a dormir pues estamos pegajosos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s