Día 10. Santurtzi – Güemes 77 km

Hoy salimos un poco más tarde que ayer. Desayunamos algunas cosas que habíamos comprado en el Eroski la tarde pasada y salimos a pedalear.

La salida de Portugalete de hace por unas rampas mecánicas de gran ayuda (sólo empezar el día con tal pendiente…) luego, el camino sigue por un largo carril bici, de 12 kilómetros que nos lleva hasta la primera playa cántabra! Llegamos a Poveña y ahí nos espera una fantástica escalera vertical donde necesitamos sacar todas nuestras fuerzas para poder llegar arriba del todo. Por suerte, el esfuerzo merece la pena, pedalemos junto al mar, por una larga vía verde que nos conduce a Ontón (final de nuestra felicidad).

En Ontón empezamos una subida con un 10% de pendiente que, dicho por escrito, parece poco pero ha sido matadora. Luego hemos llegado a Castro Urdiales donde hemos sellado y desayunado otra vez.

El camino ahora, seguía por una carretera secundaria, dos grandes subidas nos esperaban hasta llegar a Laredo. Se nos han hecho largas pero las bajadas compensaba nuestro cansancio y, en ocasiones, desespero.

Pedaleamos por todo el paseo marítimo de Laredo hasta encontrar la barquito que nos cruza a Santoña. Justo en la arena nos viene a buscar y nos cruza al otro lado.

Ahora, solo quedaban 17km por caminos asfaltados y tráfico (casi) inexistente.
Llegamos a Güemes, 77 km después y encontramos el albergue arriba del todo del pueblo.

Un albergue enorme, increíble. Puede acoger a 120 personas y somos muy muy poquitas. Así que la distancia social es más que aceptable.

Comemos un bocata de paté, nos duchamos, ponemos la lavadora, nos paseamos por los alrededores, tendemos la ropa, buscamos donde dormir mañana… Y a las 19.30 tenemos una cita con el resto de peregrinos y el hospitalero/cura que nos cuenta la historia de ese albergue.

Cenamos juntos, aunque también muy separados. Un puré casero y una paella de pollo.

Antes de irnos a dormir, hay otra charla (voluntaria) sobre la explicación de unas pinturas… Yo voy a la charla, Mireia se queda en la cola de la secadora. (nuestra ropa no se ha secado y ha llovido un poco durante la charla de la tarde…)

A las 23.00h pasadas, nos encontramos en la habitación. Guardamos la ropa y a dormir. Hoy no ha habido siesta y estamos realmente cansadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s