Día 8. Florencia

Hoy la noche se ha hecho larga. Entre el ruido del aire acondicionado y la luz que entraba desde las 5 de la mañana, ha sido dificil conciliar el sueño.

Tras desayunar un vaso de leche con galletas, hemos salido al centro histórico. Hemos paseado por un mercadillo de pieles, hemos entrado al mercado central y, seguidamente, hemos empezado un free tour, de 2 horas de duración por todo el casco histórico.

La verdad es que ha valido la pena poder hacer el tour pues nos hemos enterado de muchas cosas sobre la ciudad, su origen, construcción y anécdotas así como hechos históricos que tuvieron lugar. Nos ha hablado de la familia Medicci que es quien en el 1300  mandaba en Florencia. Todo debido a la peste negra que causó la muerte de miles de personas en toda Europa y las familias ricas se fueron quedando con el dinero de famílias enteras que habían fallecido. A partir de aquí construyeron palacios, torres, iglesias… Y vamos, que todo el inicio de esta gran ciudad gira entorno a los Medicci.

En frente de la enorme catedral hay un edificio que servía para bautizar a los niños. Antiguamente sólo se bautizaban una vez al año, el primer fin de semana después de pascua. Luego llegó la peste negra y miles de niños/as murieron y, como todos los que no estaban bautizados iban al infierno, las familias estaban tristes y apenadas. Tras este suceso y una vez acabada la peste, decidieron bautizar todos los domingos del año y, a día de hoy, aún sigue así.

La catedral está vacía por dentro como el vientre de la virgen Maria (madre de Jesús). Así que lo más impresionante es su fachada y cúpula exterior. Lo que antiguamente había dentro de la catedral, se conserva hoy en día en el museo que queda justo al lado.

Nos ha explicado que la estatua de David la esculpido un joven desconocido en ese momento, pues fue el único que se atrevió ha hacerlo ya que otros escultores pensaban que la piedra (de 6 metros de altura) se rompería.

También nos ha comentado que pusieron un impuesto a la hora de levantar edificios. El precio era según el metro cuadrado que tocara el suelo de la ciudad, así que lo que hacían era construir una superficie más pequeña para ensancharla un poco más cuando ésta se iba elevando (igual que en Ámsterdam).

Y bueno, un sinfín de cosas más interesantes. Pero lo dejo para cuando queráis realizar este viaje.

Al acabar el free tour hemos vuelto al mercado para comer (pasta!!) y tras algunas compras de souvenirs, hemos vuelto acalorados a la habitación para descansar y refrescarnos.

A las 16.30h estabamos de nuevo en la calle, sorteando el sol y caminando bajo las sombras. Queríamos entrar en la catedral pero estaba cerrada (esta mañana había una cola que, como minimo, llegaba a dar media vuelta a la catedral). Así que hemos ido dirección al puente donde antiguamente se ponían los carniceros. Hoy en día es un puente repleto de tiendas de joyas y hemos subido hasta la iglesia de San Miniato al Monte, donde hemos podido contemplar unas preciosas vistas y, seguidamente hemos ido al mirador de la ciudad donde nos hemos hecho cientos de fotos antes de bajar.

Nos hemos comido un calipo para refrescarnos y hemos caminado junto al río hasta una zona alejada de la ciudad donde había pequeños chiringuitos con diferentes tipos de comida. Hemos acabado con unas hamburguesas y un refresco, y seguidamente hemos caminado hacia el centro para ya poder descansar pasando por el café Letterade di Mure (que había sido una antigus cárcel) y la gran sinagoga.

Mañana toca Lucca y Pisa y por la tarde ya estaremos en la Spezia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s