Etapa 14. Radolfzell – Ulm 155km

No son ni las 6 de la mañana cuando un grupo de mujeres viene ha darse el baño matutino. Evidentemente, me desvelo y no queda otra que levantarse y empezar el día. A lo largo de la siguiente hora, van apareciendo más mujeres (solo mujeres mayores). Parece que es la hora del aquagym. Vienen con sus churros para flotar más y hacen la tertúlia dentro del agua. Debemos estar a… 17 grados al exterior? Son alemanas….

Aurélien se levanta un poco más tarde pero va deprisa desmontando y guardando todo dentro de sus alforjas. Desayuna algo, engrasa la bici y nos ponemos en marcha.

Empezamos a pedalear juntos a las 7.30h pero a los 3km toca despedirse. El se va más hacia nord-oeste y yo me voy hacia el nord-este. Quizá nos volvamos a encontrar en otra ocasión…

Mis primeros 40km son de constante subida por carriles bici bien marcados que me llevan hasta Sigmaringen. Las subidas son considerables pero con paciencia todo se consigue. A demás, al ser temprano no hace excesiva calor y se hace más ameno.

Una vez superadas todas las cuestas viene una bajada que me lleva hasta Sigmaringen, pueblo donde me encuentro con el río Danubio, mi compañero durante los próximos días.

Sigo pedaleando paralela al río y cruzando pequeñas poblaciones. A las 11:15h, cuando ya llevo 60 km, paro a desayunar un platano y un par de galletas para así seguir con fuerza lo que queda de viaje.

A los 85 km, llego a Riedlingen y, como aún es temprano, decido seguir un poco más.
Los quilòmetros avanzan rápido, el camino es llano y tengo el viento a favor. A los 105km decido parar para buscar un camping pero parece ser que no existe. Así que paro en el Lidl para comprar algo de comida, descansar un poco y seguir.

El recorrido es bonito, por campos de cereal y trigo y, de vez en cuando alguna subida pronunciada (aunque pocas). Una de ellas, de unos 150m con un pendiente del 20%. He estado a punto de bajar pero lo he conseguido.

Continuo hasta Ehingen, llevo ya 135km pero tampco hay donde dormir. Los càmpings que dicen mi guia estan cerrados. Podría acampar, pero necesito cargar el móvil, el GPS y ducharme. No me queda otro remedio que seguir hasta Ulm.

Una vez llego a esta preciosa ciudad adoquinada, busco el punto de información. Me dicen que no tienen càmpings pero que los clubs de piragua dejan acampar. Así que me acerco a uno de ellos y, por fin, puedo descansar. Son 155km los que he pedaleado pero no me siento mucho más cansada que otros días, la verdad. Y eso que hoy ha salido el desnivel más alto de todo el recorrido, +925m.

El lugar donde duermo es genial. Me ha costado 9 euros, tengo duchas, baño, lugar donde cargar todo e incluso WiFi y cocina.
Tras una larga y merecida ducha, decido ir en busca de una lavandería. Los pasados días he lavado la ropa a mano. Si alguna de mis abuelas viera lo mal que lo hago se me caería la cara de vergüenza. Así que decido coger toda la ropa y llevarla. Por 4 euros tengo ropa limpia y seca.  Los próximos lavados los seguiré haciendo a mano hasta dentro de 2 semanas que volverán a la lavadora para recuperarse.

Voy al super a por algo de cenar y vuelvo al club de piragüismo. Ceno, ordeno la ropa, monto la tienda y me voy a dormir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s