Etapa 28. Belgrado – Dubovac 88km

Menudo día el de hoy. No se si llamarlo el día de la suerte o el más gafe. Empezemos.

Me levanto a las 6, desayuno y a las 6.30 ya estoy pedaleando. Salgo de Belgrado por un puente súper largo y veo que, en la zona por donde la gente camina hay un chico con alforjas que va caminando pero yo no me puedo parar, así que sigo.

Atravieso un camino encima del dique, con hierbajos y luego paso por una carretera de poco tráfico, cruzando varios pueblos que alternan carretera con carril en mal estado.

De golpe, a los 45 km, me doy cuenta que tengo la rueda trasera un poco floja, así que paro a hinclarla. Al parar se desincha del todo, así que me acomodo para cambiar la cámara. Hay 3 pinchos clavados. No se me ocurre otra cosa que mirar la delantera. Esa es con tubeles… Tiene dos pinchos gordos y, como soy tan inteligente, se los saco y, al momento empieza a desincharse. Inteligencia la mía nivel Dios.

Bien, estoy a 5km de un pueblo que, evidentemente no tiene taller. Así que me lo tomo con calma. Cambio la cubierta trasera pero no tengo más cámaras para la otra… Así que, de golpe, un ángel aparece. Un hombre se para y me dice que es fotógrafo, si puede hacerme unas fotos. Baja del coche, me saca una revista, me enseña sus fotos y le dejo. Me siento modelo, toda sucia de mierda de la bici, pero aún así, cuando me dice que mire a la cámara, sonrio . Jajaja

Le explico que no tengo otra cámara y va hasta el pueblo en coche y me consigue una. No me deja pagársela. Se va y luego desmonto la otra rueda para cambiar la cámara.. Pero esta tiene un pitorro raro y no entra. Me resigno y empiezo a caminar en dirección al pueblo, a 30 grados de temperatura. No pasan ni 5 minutos que un coche se para, sin hacerle autoestop ni nada, y me abre el capó del coche. Con signos nos entendemos, y me deja en un taller donde arreglan pinchazos y donde no me han cobrado nada, aun que he insistido…

Mientras esperaba, ha aparecido el chico del puente. Resulta ser español, Toni un Murciano que salió desde Suiza. Y nada, hemos seguido el camino juntos, hasta Dubovac donde hemos parado porque ya hacía mucho calor y hemos encontrado un sitio estraño donde dormir. Hemos comido ahí pescado , patatas fritas y ensalada típica de Serbia.

Y por la tarde, tras la ducha hemos ido al “centro” hemos hablado de los viajes, de las profesiones (tambien es profe de educación física) y hemos acabado cenando leche con cereales y un sándwich.

Mañana saldremos juntos, a ver si aguantan las bicis porque el también ha pinchado y no le quedan más recanvios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s