Etapa 29. Dubovac – Donji Milanovac 113km

A las 6 ya estaba desayunando con Toni. Y a las 6.30 empezábamos a pedalear. Es el primer día en Serbia que, al salir, no hacia calor (aunque tampoco frío).

Hemos pedaleado por una carretera hasta cojer el dique. Éste no estaba asfaltado y había hierva pero estaba bien cortada así que hemos seguido bien los 5km hasta el lugar donde se tenía que cojer el ferry que nos cruzaba al otro lado del río. Pero solo llegar vemos como el ferry se va. Miramos los horarios, son las 7.30h y no pasa el siguiente hasta las 9.30h… Así que toca esperar… Leemos la guía, leemos el libro, volvemos a desayunar… Y finalmente llega el ferry que nos cruza por 3 euros al otro lado.

De ahí, empezamos de nuevo el pedaleo por carreteras rurales y carriles bici que van junto al rio. Precioso. Pasamos por pueblos que parecen turísticos por la cantidad de gente y de tiendecitas que hay. A parte, hay zonas habilitadas para el baño y vemos como se remojan.

A la 12 paramos a comer (otra vez) una tortilla francesa con jamón y queso. Y seguimos pedaleando por una carretera costera, sin casi tráfico.

A las 15h, parada de nuevo para comer un melocoton y seguir con los últimos km. Ahora toca hacer alguna que otra subida importante. No tenemos mucha agua y encima, van apareciendo tuneles (no muy iluminados) de cortas distancias.

Pedaleamos rápido en los tuneles y las subidas las hacemos lentas. Finalmente, llegamos arriba, ya se ve el pueblo a 12 km. Bajada tranquila y 10 km más o menos llanos.

Al llegar al pueblo, vamos a beber algo y descansamos. Luego vamos en busca del lugar donde dormimos hoy. Resulta estar a 1km de distancia pero cuesta arriba. Una subida tremenda, peor de las que hemos hecho a lo largo del día. Sólo es 1 km pero llegamos reventados.

Es en casa de una familia. Aquí no hay hoteles ni hostales, aquí alquilan las habitaciones que tienen en el piso de arriba. Bueno, cuestión, que nos metemos, nos duchamos y cuando nos vamos, sale la vecina y nos dice que si somos españoles. Le decimos que si y dice que hemos ido a la casa equivocada… Un xou. Total, intentamos explicarle a la otra familia que teníamos la reserva en otra casa, les pedimos disculpas y les pagamos por la ducha.  Son más de las 20h así que bajamos rápido al súper, tomamos una hamburguesa y subimos caminando. La subida a pie, sin duda, ha sido mucho más amena que en bici.

Y pronto a dormir. Mañana ya será mi último día de pedaleo. Mañana llego a Rumanía y de ahí, tren hasta Bucarest donde he quedado con Cristina y Oscar.

Un comentario

  1. Tema ferrís, va asi. Es mejor desayunar esperando o incluso luego.
    Creia cruzarias Rumania en bici en sus maravillosas carreteras pero si no quedan dias…
    Aqui hoy 55km ya a tiro piedra comun. Valenciana

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s