Dia 25. Dia de lluvia en Hoi An

Hoy, al levantarnos teníamos el plan organizando. Íbamos a ir caminando hasta la parada de bus número 1, que es la que nos llevaría hasta Hoi Han. Al salir del hotel vemos que llueve, así que abortamos misión de ir caminando bajo la lluvia tan cargados y cogemos un taxi.

El taxista ha decidido dejarnos donde le ha dado la gana, y aún insistir nosotros de que no nos estaba llevando donde le habíamos dicho, tras indicarle en el mapa donde queríamos ir, nos ha acabado dejando en otro lugar.

Por suerte, ha dejado de llover y bajamos del taxi enfadados, sabiendo que esa no era la parada del bus. Antes de continuar compramos algo para desayunar y pensar bien. Preguntamos a un bus que pasa por delante pero nos dice que no va a Hoi Han. La verdad es que nadie nos quiere ayudar. Ni si quiera en la tienda de enfrente de la parada del bus. Ahora no tenemos internet y no sabemos hacia donde dirigirnos …

Tras varios intentos de comunicación con la gente (porque inglés no saben), utilizamos el traductor en vietnamita pero aún así, no son capaces de decirnos hacia dónde debemos dirigirnos o qué debemos de hacer. Una falta de empatía bastante grande.

Decidimos pasar a la acción y parar a otro taxi para que éste nos lleve a la parada principal de de bus de Hoi Han. O, simplemente a la misma estación principal de buses. Nuestra sorpresa es que nos dice que no sabe donde está. ¿Diosito, que está pasando?

Bien, le decimos que por cuando nos lleva el hasta Hoi An. Nos dice un precio, regateamos un poco y nos montamos. Por menos de 5€ por persona nos lleva. Pero estamos un poco disgustados.

En otros países la comunicación siempre había sido más fluida. Las conexiones entre otras ciudades estaban muy bien preparadas. Aquí, aunque no lo estén, tampoco hacen ningún esfuerzo por ayudar o hacer un poco más fácil la estancia al extranjero. Moverse no es fácil y hay pocas personas que nos ayuden. Hay vietnamitas que odian a los turistas, otros que intentaran estafarnos y otros que hacen oídos sordos a lo que les intentamos explicar. No hacen ningún esfuerzo por entendernos y no sólo cuando preguntamos algo, sino cuando estamos comprando alguna cosa en una tienda o restaurante… No entendemos muy bien porque lo hacen. A demás nosotros no estuvimos en guerra con ellos, es más, España ayudó. (Vale, un poco arcaico éste comentario, pero es una manera de decir que nosotros no entramos en guerra con ellos, que no somos ni franceses ni Yankies aniquiladors de vietnamitas…)

El taxi nos deja en la puerta del hotel. Nada más sacar las mochilas empieza a llover y será así hasta las 17h de la tarde. Al medio día hemos salido para llevar la ropa a la lavandería e intentar dar una pequeña vuelta antes de comer. Agobiados por la lluvia regresamos al hotel para pasar el rato hasta las 17h que para de llover.

Salimos nuevamente, callejeando por la calles de Hoi An. Ahora hay mucho más ambiente, las calles llenas de farolillos iluminados dan ese toque especial. En el río hay cientos de barquitas, luces y farolillos. Queda una bonita estampa, sin duda, Hoi An nos gusta. Que lástima la lluvia que hemos tenido a lo largo del día. Ojalá mañana no llueva y podamos seguir disfrutando, visitando alguno de los monumentos más importantes y descubriendo los alrededores.

Hemos cenando cerca del mercado turístico y pronto hemos vuelto a la habitación. Ritual de duchas y a ver una película, ese es nuestro plan para esta noche.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s