Dia 26. Templo My Son y montañas de mármol

Empezamos la mañana contentos. No llueve, hemos descansado bien y hemos desayunado unos bocatas bastante buenos.

Alquilamos las motos en el mismo hotel, ponemos gasolina y emprendemos el trayecto de casi 1h hacia el templo de My Son.

Ya habíamos leído que en el templo quedaban pocas edificaciones pero para aquellas personas que no hayan estado en los templos de Ankor (Camboya) o Sukhothai (Tailandia) merecía la pena verlo
Cris y yo ya habíamos estado en Camboya y Tailandia pero Óscar y Sara no, así que decidimos acercanos. Es cierto que hay pocos edificios y algunos en bastante mal estado. A día de hoy todavía están reconstruyendo algunos, pues a parte de los años que tienen (son del siglo IV al XIV), la guerra de 1960-1975 acechó contra ellos ya que una de las bases militares la tenían ahí.

La entrada cuesta 150 VNP y te llevan en un microbús eléctrico hasta el inicio de los templos. Con 1 hora hay más que suficiente para contemplar todo y hacer fotos.

Hoy la humedad era muy elevada. Nos hemos pasado el día sudando y quejándonos. Si no es por el sudor, es por la lluvia y sino porque hay mosquitos… Jejeje…

My Son temple

Después de ver todo el recinto (que nos es muy grande), hemos vuelto a las motos y hemos hecho casi una hora más para ir a ver las nombradas montañas de mármol.

Una vez allí, hemos aparcado a 100 metros ya que nos obligaban a pagar unas señoras acosadoras. Ya nos ha pasado varias veces pero ya no caemos en la trampa. Movemos la moto y listo.

La entrada era gratis, nos ha sorprendido bastante, así que hemos empezado a subir escaleras hasta llegar a los diferentes templos y cuevas que había.

Cuando ya nos hemos cansado, y hartos de sudar, hemos vuelto a bajar para comer algo y regresar hacia Hoi An.

De camino al hotel, hemos pasado a buscar la ropa, nos hemos duchado, puesto ropa limpia y de nuevo hemos salido para callejear y ver algunos de los sitios más importantes de Hoi An. Habíamos leído que se debía pagar 120 VNP por entrar a 5 monumentos pero alfinal, no hemos cogido el ticket y nos hemos acercado a los que parecían más importantes. En uno no nos ha pedido el ticket, otro era la voluntad (una casa típica de hacía 8 generaciones, que había sufrido varias inundaciones pero la madera con la que estaba construïda permitía su magnífica conservación), otro se podía ver bien desde fuera… Vamos, que como buenos ahorradores catalanes, hemos considerado que no nos apetecía pagar por entrar en algunos de los recintos.

Hemos callejeado, haciendo tiempo para acabar viendo el atardecer en un bote del río. Hemos aprovechado a comprar los tickets de bus para ir mañana por la mañana a Hue y finalmente, a eso de las 18:10h nos hemos montado en un bote 50VNP por persona, nos han dado una mini vuelta y hemos lanzado nuestros deseos al río.

Luego, hemos cenado una pizza ( nos lo merecíamos) y hemos vuelto al hotel para recoger todo para mañana, pues salimos a las 7:30h hacia Hue!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s