Diario de ruta

Día 1. Llegada a Indonesia

Lunes 9 de julio, tenemos todo preparado. Este año nos toca ir a Indonesia y tenemos más ganas que nunca de coger el avión.

Llegamos al aeropuerto y nos toca facturar, hay demasiado peso en las mochilas. Una vez pasados todos los controles esperamos a poder embarcar.

Volamos con Emirates, en un avión de dos plantas enormes. Tenemos suerte de estar en una parte del avión donde podemos estirar mucho las piernas. Al lado de Cris, un Australiano se sienta y la mantiende entretenida las más de 6 horas de este primer vuelo.

Bajamos en Dubai y nos quedan 7 horas de escala para poder enlazar con el siguiente vuelo. Nos paseamos por el aeropuerto en busca de nuestra puerta de embarque, cogemos un bus para llegar, recorriendo túneles subterráneos, fuera estamos a 40 grados pero dentro hace un frío horrible.

Desde Emirates nos invitan a un helado y parecemos las más felices del aeropuerto hasta que las horas van avanzando y vemos que cada vez hace más frío.

El aeropuerto está lleno de gente, casi no hay para sentarse… Despues de un rato en unas sillas incomodisimas nos tumbamos en una zona con moqueta. Ahí, en el suelo intentamos dormir pero hace tanto frio que se hace imposible descansar. Más tarde aparece más gente durmiendo por nuestro lado, todos acurrucados de frío.

A las 6 de la mañana de Dubai embarcamos. Nos esperan 9 horas de vuelo y no nos toca sentarnos juntas aunque finalmente conseguimos cambiar el asiento a una chica. En el avion desayunamos, dormimos y comemos y sin darnos cuenta, ya toca aterrizar.

20.20 horas en bali. 28 grados de temperatura. Pasamos todos los controles y esperamos las mochilas que se han hecho de rogar para salir.

Salimos del aeropuerto y 50000 taxistas nos invaden diciendo que nos quieren llevar. Nosotras, que somos más chulas q nadie, sacamos un mapa con la intención de encontrar el homestay. Fracasamos y unas mototaxi nos llevan por 1 euro…

El homestay Chilling Kuts está bastsnte bien. Al lado del aeropuerto. Con airecondicionado y baño privsdot(aunque no tiene pica)

Dejamos las cosas y salimos a cenar algo. Noodles, arroz y bebida todo poen,2.40€!!.Mañana toca otro vuelo hasta la isla de Java.

Día 2.- Yogjakarta

5 de la mañana y suena el despertador. No hemos dormido ni 4 horas cuando salimos hacia el aeropuerto. Hoy hemos podido llegar caminando sin problema, cruzando carreteras de todo tipo. Una vez dentro, tocaba seguir caminando para ir a la zona de domestic flights. Unos pasillos enormes y pintados nos acompañan durante el recorrido.

No hemos tenido que facturar y con solo 20 min de retraso hemos salido.

Una vez en el aeropuerto hemos regateado para encontrar un precio justo hacia nuestro hostel y asi ha sido.
Hemos dejado las mochilas y hemos empezado a caminar en busca de la estación de tren donde hemos comprado los tickets hacia Surabaya para el viernes por la tarde. Podíamos escoger entre 1a o 3a clase pero nos ha parecido más aventurera provar esta última opción.

Luego, hemos recorrido toda la concurrida calle de Maliboro hasta llegar a ver el Palacio del Sultán (Kraton) donde se paga entrada y realmente no vale nada.

Seguidamente hemos ido al Castillo del agua (Taman Sari) también se paga entrada y tiene un parque interior con un piscinita y poco más.

Hemos comido por la zona y como estábamos muy cansadas (prácticamente llevábamos dos dias sin dormir) hemos ido a tumbarnos un rato al hostel. Hemos ido en lo que nosotras llamamos “carri-moto”. Osea, una moto que delante tiene una cestita donde caben dos personas apretadas.

Por la tarde hemos alquilado una moto y hemos conducido durante 45 minutos para llegar al Pinus Pengger, un mirador a lo alto de una colina donde han construido diferentes figuras con madera hilada.

Como anécdota decir que hay tan pocos turistas occidentales que los propios turistas indonesios nos piden de hacernos fotos con ellos.

De vuelta, hemos parado a cenar algo y ya al hostel a descansar. Una ducha de agua fría (pq no tenemos caliente) y mañana a madrugar mucho que toca ir al templo de Borobudur para ver el amanecer.

Día 3.- Borobudur

Cristina estaba empeñada en ver el amanecer de Borobodur. En todos lados habíamos leído que era precioso, así que tocaba madrugar.

La noche anterior decidimos hacer la excursión por nuestra propia cuenta, sin tour y con la moto alquilada. El trayecto de 1 hora y 15 minutos no debia presentar gran dificicultad.

Sin más preámbulos empieza la mañana a las 4 de la madrugada. Nos vestimos, cogemos lo necesario y nos montamos en la moto.

No hay ruido en la calle, muy poco tráfico y pocas personas. Vamos a un ATM a sacar dinero pero para nuestra sorpresa nos deja sacar muy poca cantidad de golpe. Tocará ir a un banco.

La carretera está en muy buen estado pero hace un frío que pela. Vamos abrigadas pero no lo suficiente así que la excursión hasta Borobodur se hace larga por el frío que pasamos y casi hipotermicas, jajajaja…

Finalmente llegamos al destino, está apunto de amanecer pero esta todo nublado. Vaya fiasco. Congeladas subimos más arriba con la motillo, a ver si vemos algo, pero nada, demasiadas nubes.

Bajamos de nuevo a la zona de la entrada. Son las 6 de la mañana y estamos tomando un té hirviendo para entrar en calor.

A las 6.30 entramos para comprar las entradas. Son bastante caras (ya lo sabíamos) y decidimos comprar el pack con entrada también al Prambanan, otro templo que visitaremos en otra zona alejada de yogyakarta, nos salen las dos entradas por unos 34 euros en total por persona.

Tenemos que cubrirnos las piernas con pareos y nos regalan un agua con las entradas (que detalle oye). El recinto está muy bien conservado y a estas horas de la mañana no hay excesivamente gente.

Cris hace fotos como si no hubiera mañana y arriba del todo nos tomamos nuestro tiempo haciendo fotos a las estupas e intentado captar la mejor fotografia posible.

Saliendo del recinto nos obligan a pasar por un mercadillo, pero la verdad es que lo que venden no nos llama la atención.

Cogemos la moto de nuevo, visitamos un poco los alrrededores y vuelta a Yogyakarta a visitar el mercado de los pájaros. Que vamos, es un mercado con pajaros enjaulados y algun que otro pez, conejo o gato.

Buscamos donde comer (y nos cuesta porque tampoco entienden el ingles, no tienen cartas, ni fotos ni nada) y vamos a descansar al hostel.

Por la tarde, a eso de las 16 vuelta a la moto dirección al Prambanan que, cuando llegamos nos cierran la puerta. Lonly Planet ponia que era hasta las 18 pero la realidad es que a las 17 ya no dejaban entrar a nadie. Así que hemos intentando ir a ver el atardecer en el templo Ratu Boko pero nada, hoy había nuves asi que nos hemos limitado ha hacer algunas pocos fotos en la terraza del restaurante y nos hemos tomado un té mientras hablábamos de los planes para los siguientes días.

De vuelta a Yogyakarta hemos parado en la plaza Alun Alun Kidul donde nos hemos encontrado con un espectáculo de coches bicicleta con luces de colores. A mi parecer bastante horrible pero a la gente de ahí les gustaba mucho y pagaban por dar la vuelta en el cochecito luminoso.

Hemos cenado muy cerca de la plaza en Alun Alun Cafe, un lugar donde nos han servido unos buenos platos a un precio muy bueno.

Ya para acabar, moto de nuevo y al hostel a descansar. Mañana Prambanan y tren hacia Surabaya.

Día 4.- Prambanan y viaje a Surabaya

Último día en Yogyakarta. Por suerte Cristina me deja dormir más de lo habitual y el despertador suena a las 6.45. Nos levantamos y dejamos la habitación recogida, toca abandonar la ciudad pero antes tenemos que ir a ver los templos de Prambanan.

Dejamos las mochilas en recepción, casco atado y encendemos motores. A escasos 15 km llegamos al complejo. Como ayer, con la entrada nos dan 2 botellas de agua.

No son ni las 8.30 que ya estamos paseando por esos enormes templos considerados patrimonio de la humanidad por la UNESCO desde 1991.

Como ayer, nos sentimos famosas al ver que los indonesios quieren fotos con nosotras. Intentamos poner la mejor sonrisa posible. Nos preguntamos si apareceremos en los cuadros familiares del comedor de alguna de estas personas… 🤔

Nos hacemos diferentes fotos en los templos. Muchos de ellos han quedado destrazos a causa del terremoto que hubo en 2006 pero estan intentando recolocar todas las piezas tan bien como pueden.

Un enorme grupo de chicas de entre 16/18 años entra al recinto. Son estudiantes de inglés y deben practicar el idioma con los turistas. Lo que no saben es que nuestro nivel de inglés es igual o peor que el suyo. Amablemente les respondemos a todas las preguntas que nos hacen (cual es nuestro nombre, pq estamos en indonesia, que es lo que hemos visto, que es lo que comemos, donde iremos después…) pasamos un largo rato hablando con 4 de ellas (30 minutos sin exagerar) cuando nos despedimos y nos dirigimos a otro complejo llegan más pero ahora intentamos ser más rápidas. Bailamos incluso “la macarena” con un grupo de ellas…

Finalmente les decimos a dos que vengan con nosotras a ver el recinto, pues se nos estaba escapando el tiempo. Así que vamos hablando con ellas acerca de su dia a dia. Se levantan a las 4, comen a las 12 y cenan a las 18. Hacen los rezos 5 veces al día, tienen un mes de vacaciones en junio por el ramadan y les encantaría viajar. También nos recomiendan comida, como una sopa tipica… Lo único que con este calor… Como para tomarse una sopa ahora!

Son casi las 12 cuando nos despedimos de ellas. Acabamos de ver los templos solas y nos volvemos a la moto para ir hacia el centro y encontrar un banco donde poder sacar dinero (estabamos teniendo un poco de problemas con la cantidad que podiamos sacar).

Finalmente comemos arroz y pollo, el menú de cada dia. Igual luego iremos estreñidas, pero nos está costando bastante comer. Para empezar en muy pocos sitios hay carta. Y si la hay es en su idioma. A veces cogemos un plato para probar pero es muy dificil que no lleve picante y que, por lo tanto, debamos pedir una jarra de agua entera 🤣.

Volvemos al hostel a devolver la moto y hacer un poco de tiempo en la recepción mientras esperamos la hora para marchar dirección a la estación de tren.

Hace dos dias compramos los tickets para ir hacia Surabaya (5,15h de trayecto) podíamos coger primera clase (18€) o 3a (9,5€). Obtamos por esta última, sin saber muy bien como sería el tren y esperando lo peor (después de ver como eran los de la India…).

Para nuestra grata sorpresa, el tren es mejor que la renfe de españa. Limpio, aire condicionado, tele, cargadores… Luego hablamos sin saber…

Llegamos 5 horas i 30 minutos más tarde y ahí nos esperaba un chico con un cartel con nuestro nombre pars llevarnos al hostel.
Por primera vez en 4 dias, tenemos agua caliente, estamos super felices.
Hoy no cenamos porqué ya es muy tarde (las 23h) y tenemos que madrugar mucho pars coger el avión que nos llevará mañana a la isla de Borneo.

Día 5.- Llegada a Kumai y inicio tour orangutanes

No hemos dormido ni 3 horas que ya suena el despertador y en menos de 15 minutos estamos montadas en el taxi que nos lleva al aeropuerto de Surabaya.

Pasamos varios controles, facturamos la maleta y nos encontramos con Rubén, el chico con el que compartiremos el tour de los oranguranes. Nos ponemos al día sobre cosas que tenemos que ver y nos montamos en el avión donde intentamos dormir pero fracasamos.

A la salida del mismo y, esperando las maletas vemos un cartel con nuestro nombre, nos esperan para llevarnos a la ciudad y allí ir al klotok (barco).

Primero nos llevan a un hotel donde hacemos tiempo, pagamos (130€ dos noches, las entradas, la comida y todo) y paseamos por las calles, el mercado tradicional e incluso nos metemos en una boda donde nos ofrecen comida y nos fotagrafiamos con la familia.

Volvemos al hotel donde tenemos las cosas y las cogemos para dirigirnos al klotok. Tenemos uno para los 3 solos y nos sorprende gratamente. Hay un par de colchones, una mesa con sillas. Una pica, un baño y una alcarchofa para la ducha. Nuestra guia IE es muy simpatica y nos habla acerca de curiosidades.

Enseguida nos traen la comida. Buena y abundante. Comemos por primera vez pescado y la verdad es que estaba muy bien cocinado y sabroso.

Descansamos un poco después de comer y vamos a ver unos cuantos orangutanes por la selva. Sólo tenemos que caminar 1km y enseguida vemos a unos cuantos colgados de los árboles. Los organizadores traen platanos y cañas de azucar para que se acerquen más. En un momento somos 40 guiris contemplano como comen estos animales.

Regresamos al klotok, nos dan de merendar platano frito y cocacola y nos llevan a ver unos monitos en los árboles. Nos hacemos fotos en el bote y volvemos a la zona de los orangutanes.

Ahi hablamos un poco con los guias y nos ponemos pantalon largo y camiseta de manga larga. Son las 18, ya es oscuro y toca hacer un pequeño trekking nocturno donde vemos arañas, escorpiones y otros bichos. Nuestro ranger (el hombre que nos guiaba por la selva) alumbraba con la linterna y encontraba todos los animales. Por un momento hemos pensado que habia venido el minutos antes a ponerlos o que eran de plástico… Aun no entendemos como los podia ver con tanta facilidad .

1 hora después estamos de vuelta y ya nos han preparado las camas con las mosquiteras y la cena está apunto. Arroz, verduras, pollo en salsa, tortilla y soja rebozada. De postre mandarina de color verde, aunque ellos dijeran que era naranja. Todo buenisimo.

Acabamos de cenar y nos duchamos. Hay un calentador con agua caliente. Lo tienen muy bien montado. Ducha y a la cama, que aquí estamos protegidas de los mosquitos.

Día 6.- Tour Orangutanes

5.40 de la mañana. Hace rato que el sol ha salido y ya empieza ha haber movimiento por el barco. El dia está despejadisimo y parece que va ha hacer calor.

A las 7 desayunamos. Huevos revueltos, un pancake de platano, pan bimbo con mucha mantequilla y zumo de naranja. Enseguida se encienden los motores y vamos hacia el segundo campamento de orangutanes.

Caminamos escasos 15 minutos y contemplamos como vienen y comen algunos orangutanes. Todos los klotok hacemos el mismo recorrido así que nos vamos encontrando con todos en cada parada que hacemos. Hay bastantes españoles (más que otra nacionalidades).

Nuestra guia Ie, nos explica curiosidades del lugar, de los orangutanes y de la vida en indonesia. Nos cuenta, también, que el presidente de Indonesia dirigió un plan para acabar con toda la Malaria del Pais, esparciendo un pesticida y dando la medicina gratuitamente a todos los locales. Nos asegura que no hay Malaria, que si que existe el mosquito pero que muy difícilmente alguien contrae la malaria.

Regresamos al klotok y nos movemos hacia otro campamento de orangutanes. Antes, descansamos un poco y comemos como reyes. Pescado, arroz, verduras con tofu, noddles… Estamos que reventamos.

Nos ponemos un kilo de antimosquitos y salimos a ver más orangutanes . Esta vez mucho más de cerca.

De regreso al klotok nos duchamos, vemos el atardecer mientras leemos o cantamos al ritmo de Cris, que anima a todo el barco a bailar y cambiar el humor.

También podemos contemplar, al caer la noche, cientos de luciernagas en la copa de los arboles, de golpe el paisaje parece que se convierta en una estampa navideña con tantas lucecitas en los arboles.

La cena está servida pasadas las 19, un gran manjar nos espera. Sopa, arroz (que raro, no?) noddles de arroz, verduritas y gambas rebozadas. Ah! Y piña fresca cortadita super cuqui.

Acabamos la noche hablando con todo el equipo y nos vamos a dormir. Mañana por la mañana acabamos el tour y nos toca coger un vuelo hacia Surabaya para luego coger un coche que nos lleve hacia las faldas del monte Bromo.

Día 7.- Fin del tour y viaje al Monte Bromo

Amanece temprano. Son las 5.30 y tenemos los ojos como platos. Desde la cama observamos el amanecer entre los arboles y el rio.

Desayunamos y acabamos de recoger las cosas. El tour está apunto de acabar.

Mientras planteábamos que hacer al llegar a tierra Ie nos dice toda ilusionada que nos invita a su casa! Nos habla de su casa, de su madre y claro no le podiamos decir que no, es encantadora. Al llegar a tierra nos dirigimos al hotel desde donde salimos el otro día y esperamos a que Ie cobre.

Al estar en el hotel disponemos de WiFi y nos entretenernos como podemos a pesar de la mala señal que hay.. Ie nos iba informando, “esperar un poco más..” Pero cuando ya había pasado 1h30′ le decimos que se está haciendo tarde y que hemos pensado en hacernos un masaje por la zona para hacer tiempo hasta coger el vuelo de regreso a Surabaya. Ella lo comprendre y le proponemos que se haga un masaje con nosotras y se lo pagamos.
Así que vamos caminando hasta el salón de masaje y estaba cerrado! Entonces ella coge su moto y va a preguntar al mercado local mientras nosotras esperamos en el hotel. Nos envía un whatsapp con los precios, acabamos aceptando y entre 2 motos nos vamos las 3 hasta otro salón de masaje.
Al llegar nos dicen que no hay 2 personas y que mientras que le hacen el masaje a una la otra debe esperar esa hora de masaje …

Como el tiempo no es factible nos rendimos y Ie nos propone ir a Pangkalan Bun a hacernos el masaje y de paso ya estamos ahí donde está el aeropuerto. Aceptamos y junto con su mejor amigo vamos en moto.

Vamos por la carretera cuando llegamos a un control militar que con cara apenada nos dicen que no podemos seguir adelante sin casco… Así que debemos retroceder y a pocos metros Ie se mete por un atajo en una carretera que estaban asfaltando y desde ahí cogemos la calle principal que nos lleva hasta la gran ciudad.
Llegamos al salón de masaje donde nos dicen que no hay tantos masajistas y debíamos esperar a que llegarán, así que como dice Ie “el destino no quería que hoy nos hiciéramos un masaje”. Ya es casi la hora de comer, nos llevan a un restaurante local cercano y los invitamos a comer.

Después de hincarnos a comer improvisamos un plan alternativo, ir de compras!!

En una tienda vimos muchas csmisetas con slogans feministas así que Cris se compra una camiseta y un reposa cabezas para el avión y de ahí nos llevan al aeropuerto!
Llegó el momento más duro, la Despedida!

Aunque nos habian dicho que era una aeropuerto con muchos retrasos, el nuestro llegó bastante puntual. Dentro, nos obsequiaron con merienda y en un santiamén llegabamos a Surabaya, lugar donde nos esperaban para empezar con el tour de los volcanes.

Con el aire condicionado a tope nos dirigimos hacia Semoro Lawang, el pueblo que está a las faldas del monte bromo. Nos estabamos mueriendo de frio y por mucho que lo deciamos, apagaban el aire unos minutos para luego volverlo a encender. Aun no acabamos de entender el porqué.

Por el camino paramos a cenar y a sacar dinero. En unas 5 horas aproximadamente (con las paradas incluidas) llegamos al pueblo donde sin pensarlo, nos metemos en la cama. El despertador está apunto de sonar…

Día 8.- Monte Bromo y viaje a Banyuwangi

El despertador suena a las 2.15 a. m y en 5 minutos tenemos el Jeep en la puerta esperándonos. Nos montamos en él y e\nmpezamos a ascender lentamente, dando algún que otro brinco.

Cuando llegamos al pàrquing ya son pasadas las 3a.m y nos quedamos haciendo tiempo dentro (teníamos que llegar pronto para coger sitio para aparcar).

Fuera hace bastante frío pero a las 4a.m salimos para situarnos en algun punto estratégico con la intención de ver el amanecer. Hay tanta gente que parece imposible encontrar hueco, pero lo encontramos (de pie).

4.50 a.m el cielo empieza a cambiar hasta dejarnos ver todo el paisaje y los volcanes de su alrededor. Ya son las 5.30a.m

Nos hacemos algunas fotos con el paisaje de los volcanes de fondo y nos vamos de nuevo al jeep.

Una larga cola de jeeps se forma. Todos vamos al mismo lugar: al cráter del volcan Bromo. Antes paramos ha hacernos unas fotos con el jeep y con el volcan de fondo.

Llegamos al pàrquing y empezamos caminando por arena volcánica durante 1km. El paiseje nos recuerda a la Patagonia (y eso que nunca hemos estado).

Hay caballos que hacen el recorrido de ida y vuelta para que los turistas no tengan que caminar… Hay un pequeño tramo de subida hasta las escaleras.

En las escaleras ya se divisa el final. Hay tanta gente que tenemos que esperarnos un poco para poder subir!

Una vez arriba, vemos el crater de donde sale algo de humo y nos hacemos cientos de fotos.

A la vuelta, el jeep nos deja donde hemos dormido, nos traen el desayuno (noddles…) y recogemos.

Subimos al coche, nos esperan 7 horas hasta Banyuwangi, lugar donde descansaremos un poco antes de subir al volcan Ijen. En el coche tenemos wifi así que el viaje se nos hace relativamente rápido.

Al llegar, ducha y vamos en busca de cena. Solo son las 6p.m pero debemos irnos a dormir temprano, el despertador sonará a las 12.15…

Día 9.- Subida al volcán Ijen y viaje a Sukamade

00.15 y suena el despertador. Nos vestimos aún medio dormidas y salimos. Fuera Lutfi nos está esperando. Entramos dentro del coche y nos dirigimos hacia las faldas del volcan Ijen.

Por el camino empieza a llover, hace frío y tememos no poder ver nada. Por suerte, una vez en el pàrquing (1 hora más tarde) el cielo se despeja, dejandonos ver la infinidad de estrellas que hay en el cielo.

Lufti nos da las máscaras de gas para que, una vez arriba, no respiremos el aire toxico del volcán (ácido sulfúrico y clorhídrico). En seguida llega el guia que nos aconpañará hasta que lleguemos al cráter.

Son las 2 de la mañana cuando empezamos a caminar. Linterna en mano y empezamos la subida. Está lleno de occidentales y de turistas locales. Nuestro guía debe tener 50 años y, aunque no vamos excesivamente rápido, llevabamos un ritmo bueno y sin pausa.

Por el camino observamos una especie de carros que locales de ahí utilitzan para subir a los turistas. No nos podemos creer que la gente pague a estas pobres personas arrastrandolas hasta arriba…

En menos de 1 hora llegamos al mirador y empezamos a descender por un camino rocoso al interior del cráter. Hay tanta gente que la bajada se hace lenta y pausada. En ciertos momentos, cuando el aire cambiande dirección tenemos que ponerlos las mascaras para poder respirar bien.

Nos esperamos en una zona para poder ver el fuego azul que, si el gas no estaba muy presente se podia ver. Aunque en este momento de espera, entre el frío por estar quietas, y el gas que nos llegaba se nos hizo especialmente molesto. Tanto garganta como ojos se irritaban y nos costaba respirar hasta que nos cambiaron de zona, delante del lago y desde donde pudimos ver el amanecer y hacer muchisimas fotos. El lago era de agua caliente y durante el dia podía llegar a herbir, por eso no se puede bajar por las mañanas pues hay mucho más gas tóxico.

Más tarde, ya con la luz del día, pudimos ver como los mineros extraían el azufre que salia del volcan y lo cargaban en enormes cestas de entre 60-90 kg y que más tarde subirian hasta arriba para poder bajarlo al pueblo y venderlo. Nos contaron que hacen esto un minimo de 2 veces al día y que, en función del dinero que necesiten lo pueden llegar ha hacer hasta 4 veces. Su sueldo es muy precario y la esperanza de vida de uno de estos mineros es de 50-55 años.

Ya de vuelta, aun vimos a mucha gente subiendo y desgraciadamente a alguien montado en esos carros arrastrando a turistas sin escrúpulos.

Nos montamos al coche, nos despedimos del guía y fuimos al guesthouse para ducharnos. Todo nuestro cuerpo y ropa olía a azufre. Desayunamos y nos volvimos a ir en coche, esta vez con un nuevo guía y conductor. Sukamade nos esperaba.

Tras 3 horas de coche y una pequeña parada para comer algo, cambiamos a un Jeep. Nos adentrabamos a un parque natural (Meru Betiri).

Nos dejaron montarnos en el techo del Jeep y en la parte trasera. Fotos, videos y unas vistas increíbles del parque nos acompañaron durante 2 horas.

Cuando llegamos al homestay de sukamade habia muchos más occidentales. Todos ibamos a lo mismo. Ver la puesta de huevos y nacimiento de las tortugas verdes.

Nos dieron de cenar, nos dejaron tiempo para descansar y a las 8 p.m salíamos dirección a la playa. Una vez ahí nos estiramos a ver las estrellas mientras el ranger buscaba en que zona de la playa saldría la tortuga madre a poner sus huevos.

1 hora más tarde nos avisan de que ya había salido. Sin luces para no molestarla, caminamos 400 metros cercanos a la orilla hasta encontrarla. El ranger ilumina con su linterna el caparazon enorme de la tortuga (1 metro de ancho y largo) y observamos como va dejando caer sus huevos en el agujero que ha hecho previamente.

Finalmente saca 122 huevos que el ranger va recogiendo y sacando del agujero.

Nos hacemos una foto con la tortuga y más tarde, ésta, empieza a tirar arrena, queriendo enterrar los huevos.

Desde el parque nacional, sacan los huevos para que puedan nacer y luego los devuelven al mar. Si los dejan ahí, monos y águilas se los comerian sin tiempo ha haber nacido.

Nos volvemos por donde hemos venido y nos metemos en la cama. Hoy ha sido un día muy largo y estamos realmente cansadas.

Día 10.- Sukamade y viaje a Ubud

Habíamos quedado a las 6 de la mañana con nuestro guia. Nos esperaba para enseñarnos las tortuguitas que habían nacido anoche (después de aproximadamente dos meses) y nos dio tres para que las devolvieramos al lugar de donde venian, el mar.

Caminamos 300 metros hasta llegar a la playa, hicimos una raya para simular la salida y dejamos que las tortuguitas se marcharan. Por instinto iban directas al mar. Había muchisimo oleaje, me cuesta imaginar que pudieran atravesar todas esas olas con la fuerza que tenia el mar. No obstante, el guía ya nos dijo que sólo iba a sobrevivir un 1% debido a los depredadores marinos.

Más tarde regresamos al homestay donde nos delaitaron con un desayuno de arroz. Y, al acabar, volvimos al techo del jeep.

Nos hicimos fotos y videos. Dimos mil saltos y nos dejamos el cuerpo, pero teniamos que estar ahí montadas observandolo todo.

Nos preguntó si queriamos acercarnos a la playa y nosotras aceptamos. Bajamos 550 escalones y al llegar, como era de esperar, habia un oleaje de película. No obstante nos acercamos un poco a la orilla mientras las olas nos movian de un lado para otro y nos metiamos algun que otro leñazo.

Regresamos al jeep y, en el cambio de coche nos dejaron ducharnos para sacarnos los kilos de arena que llevabamos encima.

Tres horas de coche hasta llegar de nuevo a Banyuwangi, recogemos la ropa que habíamos dejado para limpiar, comemos y nos vamos sl ferry que, en 50 minutos nos deja en la isla de bali.

Ahí cogemos un bus local enano, antiguo e incomodo para recorrer 103 km durante 4 bonitas horas. Luego compartimos taxi hasta Ubud.

Buscamos un lugar donde dormir. Nos cuesta bastante pues todo está cerrado pero acabamos siguiendo a unos mochileros y nos ofrecen una habitación digna de sultán.

Día 11.- Ubud

Que bien sienta dormir mucho y bien. Después de una buena y larga ducha, bajamos a desayunar. Nos ponen una tortilla de queso, un té y un zumo de naranja y sandía. Todo buenisimo.

Recogemos las cosas y nos vamos en busca de Marc que se une con nosotras a recorrer Ubud estos días.

Pasamos la mañana en el Monkey forest. Un enorme parque con 749 monos. Lo tienen muy bien cuidado y es gigantesco.

A

cabamos tomando unos zumos naturales y vamos a un italinao a comer. Por fin comemos algo diferente despues de 11 días. Los espagueti más buenos de indonesia.

A media tarde nos hemos paseado por las principales calles de Ubud entrando en diferentes templos, galerias y parques.

I

Y, sin saberlo, hemos acabado en unos arrozales que estaban tocando a la gran ciudad!!.

Incluso nos hemos hecho un masaje balinés de una hora por 5 euros!

Nos ha costado encontrar donde cenar. Los restaurantes estaban abarrotados de gente pero después de callejear hemos optado por una pizzeria.

De regreso al homestay nos hemos duchado y organizado el dia de mañana que pinta movidito.

Día 12.- Ubud Norte

Hoy nos toca visitar los alrededores de ubud. Nos levantamos y desayunamos en el mismo homestay.

Salimos a alquilar un par de motos. Ponemos gasolina y nos vamos a ver las tipicas terrazas en forma de araña. Estan a tan solo 20 minutos del centro de Ubud. Dentro hay unos columpios gigantescos donde puedes disfrutar aún más de las vistas si la altura no es problema para ti.

Seguidamente conducimos por una carreterita hasta Gunung Kawi, un templo enganchado a la piedra y que necesitas bajar unas cuantas escaleras para llegar.

Muy cerca, a 2 km, está el Tirta empul, un templo donde la gente se mete en las aguas para hacer una especie de ritual.

Seguimos la aventura hasta Danau Batur, un gran lago y su respectivo volcan. El tiempo no acompañaba mucho pero pudimos ver las vistas y aprovechamos para comer ahí. También había unas fuentes de donde salían chorros de agua caliente, como en el tirta Empul.

Nuestra aventura nos llevaba ahora a Besakih temple. Una enorme edificación imprescindible de ver si te gustan los templos. Nos dio un poco de pena porque en la entrads habia niñas muy oequeñas vendiendo postales y que se sabían la frase que debian decir en todos los idiomas…
Nos encontramos con unas catalanas e intentamos entrar dentro de uno de los templos, pero no nos dejaban porqué decían que era pars pregar. Después de mucho insistir y pagando unas ofrendas, entramos y nos enseñaron el proceso que se hace para pregar. Todo se repite tres veces, cogiendo flores y tirandonos agua por encima.

La vuelta fue un poco mas larga y con algun que otro intento fallido de visitar algun punto que parecia interesante.

Devolvimos las motos y nos comimos un enorme creep. Cristins y Marc salieron a pasear (ya eran las 19h) y ho me fui ha hacerme trenzas en la cabeza porque con el pelo que tengo y la humedad que hace, esta es la mejor solución.

Cena y a la cama que hoy ha sido un dia muuuuy largo.

Día 13.- La otra parte de Ubud Norte

El dia está nublado, pero no perdemos la esperanza a que salga el sol.

Desayunamos y vamos a alquilar las motos. De pronto cae un chaparrón y nos volvemos oara resguardarnos. Al poco, parece que para así que salimos a la aventura.

GPS en mano y nos vamos hacia unas pequeñas cascadas (leke-leke) que resultan imposibles de acceder por haber un puente roto. Pero no pasa nada, seguimos!

Por el camino ya vemos muchos coches de turistas, todos vamos en la misma dirección al Pura Ulun Dani Beratau. Un enorme templo q tiene la peculiaridad de estar sobre el agua. Nos hace mal tiempo, hace frio y hay mucha niebla pero pudimos verlo sin problema.

Seguimos 3km más hasta las famosas puertas Balinesas que, realmente, no nos gustaron. Aparte que teniamos que pagar por hacer una foto y el dia no acompañaba. En principio mañana veremos otras a lo alto de un templo que, si el tiempo acompaña, impresionan más.

De regreso nos desviamos para ver la cascada, Gnungnung. Después de bajar 500 escalones encontramos en medio del bosque una impresionante cascada, increible de ver. Todo rodeado de verde y nosotros tan pequeños e insignificantes en ese majestuoso lugar.

De vuelta para Ubud hicimos el Campuhan Ridge Walk. Un paseo de unos 2 km con arrozales y vistas espectaculares. Acabamos. La jornada con unos zumos naturales y nos regresamos, ha había oscurecido.

Devolvimos las motos, reservamos mesa para las 21 en un italiano y nos fuimos ha hacer un masaje.
Mañana más y mejor!

Día 14.- Este de Bali

Siguiendo el ritual de cada mañana, nos levantamos y vamos a desayunar. Esta vez toca hacer las mochilas.

Alquilamos motos y conducimos 60 km dirección al templo Tirta gangga. Por el camino vemos el mar y paramos ha hacer unas fotos y tocar el agua para saber la temperatura. No está fría como en la costa brava ni caliente como en Vietnam.

Seguimos el recorrido y llegamos al Tirta Gangga. Un templo lleno de fuentes y peces.

Seguimos conduciendo 10 km con el objetivo de llegar a otro donde teníamos que superar 1700 escalones. Creo que el destino no nos dejó encontrarlo y el cielo empezaba a ponerse feo por esa zona.

Damos media vuelta y paramos a comee cerca de un estanque muy bonito, tocando el mar.

De vuelta a Ubud paramos a ver diferentes playas. El sol ya se estaba marchando así que no nos bañamos en ninguna. Aparte el viento tampoco acompañaba.

Al llegar a Ubud devolvemos las motos, cogemos las mochilss y nos vamos a otro guesthouse (en el que estabamos no tenian habitaciones para un dia más). Dejamos que Marc se duche y nos vamos a cenar.

Cenamos en un restaurante con musica en directo y nos despedimos de Marc, que se va hacis el aeropuerto. Y nosotras a dormir que estamos reventadas.

Día 15.- Viaje a Nusa Penida

Hoy nos toca irnos a las Nusa. Exactamente empezamos por la más grande, Nusa Penida.

Ayer contratamos desde el hotel el transporte hasta el bote y el bote exprés hasta la isla. Nos salió por 200k, es decir unos 12€ por persona aprox.

Después de desayunar llevamos las mochilas a la recepción del hostel y paseamos por el market en busca de souvenirs. Como era de esperar, Cris arrasa con unos cuantos.

A las 11 ya estábamos sentadas en el coche y tras 1 hora de conducción llegamos al Puerto donde, primero, nos meten en una especie de balsa y de ahí a la lancha rápida. En menos de 30 minutos estamos en el Puerto de Nusa Penida.

De ahí vamos a alquilar una moto por 60k (unos 3,6€) y vamos al hotel a dejar las cosas. Esta vez lo hemos cogido con piscina y la habitación es más que perfecta.

Antes de salir a comer nos remojamos en la piscina. Luego, nos vestimos y vamos con la moto a buscar donde comer. Después de varios restaurantes pijos encontramos uno acorde a nuestro presupuesto y nos comemos unos nuddles bien picantes.

Seguimos unos 12 km más hasta una preciosa playa (athu Beach) . Aunque no era buena para el baño pues había infinidad de rocas. A lo lejos se divisaban unas enormes olas pero en la orilla el agua nos llegaba a puras penas a los tobillos. Nos hacemos mil fotos, buscando el lugar perfecto.

E

stábamos a punto de irnos cuando una chica nos dice si queremos una foto juntas, así que le damos la cámara y posamos. En escasos segundos, aparece una ola que nos tira al agua.
Lo bueno de todo es que la foto la hicimos, lo malo es que en mi bolsillo había mi móvil y dejó de funcionar…

Ralladisimas volvemos a la moto, nos ponemos ropa seca y volvemos hacia el hotel, no sin antes hacer algunas fotos de un estupendo atardecer que se divisaba a lo lejos.

Vamos a comprar arroz, esto dicen que siempre funciona pero en ninguna pequeña tienda tienen (y eso que aquí se dedican a cultivar arroz..) … Finalmente en una tienda de al lado del hotel nos venden arroz que han tenido que traer de su cocina. A ver si hace efecto y mañana reacciona.

Lo cierto es que estamos cansadas… Nos duchamos y medio entristecidas nos vamos a la cama. A ver si mañana amanece mejor.

Día 16.- Nusa Penida

Esta mañana hemos empezado el día un poco más animadas aunque el desayuno fuera una tortilla de verduras un poco picante!!

El plan de hoy era visitar los acantilados y playas más importantes de la Isla, asi que íbamos dispuestas a coger la moto pero esta no arrancaba… Después de varios intentos se enciende y iniciamos el camino.

A los pocos metros.. Se vuelve a parar y está vez no arranca (nos habíamos quedado sin gasolina), miramos el mapa y a 300m había una gasolinera, así que toca arrástrala y llenar el depósito.

Las primeras paradas eran para informarnos de cosas para hacer en la Isla y saber los horarios de los ferrys para mañana ir a Nusa Lembogan, pero ningun punto que indicaba el mapa que había de Información existia así que hemos ido a la aventura.

La primera parada ha sido a la Cristal Bay, una playa donde se supone que se puede hacer snorkel y submarinismo, ver mantas e incluso coger un bote y ver en el fondo la figura de un Buda hundido pero el fuerte oleaje ha dejado inaccesible la playa.

Después era el turno de unos acantilados, la Billabong y la Broken beach. El mar estaba revuelto y llegaba incluso a subir al tejado de alguna casa, así que hemos sido prudentes y no hemos hecho fotos por esa zona.

Por cierto! No he nombrado el mal estado de la carretera, en algunos tramos había turistas que el de atrás se ha bajado de la moto y ha hecho un tramo a pie por la profundidad de los baches, Cris sólo se ha bajado en 2 ocasiones!! Hay que ir con cuidado.

La carretera de camino a la playa/mirador más popular (Kelingking) estaba un poco mejor. Al llegar había mucha gente, es un acantilado bonito donde hay unas escaleras curiosas echas de mini troncos que bajan hasta la playa. Pero como hoy la mar estaba revuelta hemos descartado la opción de bajarlas.

Al lado se puede visitar el templo Pura Paluang (Car temple), lo curioso esque hay alguna figura de un coche pero al verlo por Internet no nos pareció interesante así que nos acercamos hasta la puerta y nos dimos la vuelta.

Por el camino a la siguiente playa (Suwehan beach) hemos aprovechado para comer. De camino nos hemos cruzado con unos chicos en moto que nos han visto un poco perdidas y que también iban a esa playa, así que los hemos seguido hasta allí.

Teníamos ganas de llegar a una playa en condiciones porque aquí todas tienen rocas y después de 350 escalones y unas cuántas rocas lo hemos conseguido! Sólo ha podido ser un chapuzon pero ha estado bien.(y otro million y medio de fotos).

De camino al hotel hemos parado en un templo/cueva (Pura Goah Gili Putri), donde nos obligaban a alquilar su Sarong y después debíamos dejar una “voluntad” de 20.000rp/pers. Al entrar al templo nos han “bendecido” al estilo hindú y nos han dado agua. La cueva es interesante, es grande y tienen un espacio reservado para sus oraciones pero no es una gran visita.

Finalmente queríamos ver el atardecer pero el cielo estaba tapado y sólo hemos hecho esta foto…

Al final nos hemos quedado en el hotel duchandonos y buscando maneras de recuperar el móvil.

Día 17.- Nusa Lembongan

Aunque ponemos el despertador a las 8, a las 6 y poco ya estamos despiertas. Hacemos el ganso en la cama, hacemos las mochilas y bajamos a desayunar.

Está vez pedimos la tortilla sin verduras y sin picante. Aunque la traen sin picante viene con algunas verduras. Todo no se puede tener.

Devolvemos la moto y las mismas chicas que nos hacen el desayuno nos llevan en moto hasta el Puerto. Allí cogemos una lancha que nos lleva en 10 minutos a Nusa Lembongan.

Caminamos un poco para encontrar un alquiler de moto a buen precio pero no tenemos suerte así que acabamos pagando más o menos lo mismo que en el puerto con la única diferencia que podemos dejar la moto en el Homestay donde dormimos.

Mochilas puestas y en 4 km llegamos. Nos dan la habitación, dejamos las cosas y llevamos la ropa a la lavandería. Luego, cogemos de nuevo la moto y nos vamos a descubrir la Islita.

Aunque hace buen tiempo ya se ve el oleaje fuerte. Vamos a ver diferentes miradores y playas, como el Dream Beach, devil’s Tears, mushroom Beach… Aunque como decía, el oleaje es increíble y hace imposible bañarse.

Comemos cerca de la playa en un restaurante que ofrecía comida europea a buen precio y nos ponemos las botas.

Después cruzamos un puente amarillo que nos lleva a otra pequeña isla, la Nusa Ceningan. Y ahí seguimos con el repertorio de fotos en el blue lagoon o la Secret Beach.

A falta de Mar, buena es la piscina. Así que bañito en el Homestay, relax de 30 min.

Luego nos vamos a ver el bonito atardecer en Devils Tears.

De vuelta, dejamos la moto, vamos a buscar la ropa e indagamos donde cenar por los alrededores. Ahora solo nos queda descansar.

Día 18.- Kuta- Tanah Lot

Parecemos nómadas cambiando cada día de lugar. Al despertarnos, preparamos las mochilas, desayunamos y vamos al puerto en busca de una lancha que nos lleve a Sanur. Por lo visto no salen hasta las 10.30 así que nos tomamos un batido y nos miramos el currículum de educación física, pensando en las clases de este año, mientras hacemos tiempo para poder embarcar.

Casi es la hora y vienen a buscarnos, nos llevan a otro sitio y ahí toca esperar otra media hora hasta coger la lancha. 30 minutos después y tras un oleaje interesante, llegamos a Sanur. Allí negociamos el precio con un taxista quien nos deja en la puerta de nuestro guest house.

Subimos a la habitación, nos ponemos el bikini, nos damos un chapuzon en la piscina y volvemos a cambiarnos para buscar donde comer y donde llevar a reparar el móvil.

Creo que no voy a tener suerte con la reparación, menos mal que Helena me trae mi móvil antiguo…

Después alquilamos una moto y nos vamos dirección al Tanah Lot, un templo importante y característico de la zona, a unos 23 km de aquí. Hay mucho tráfico y pasamos por muchísimas tiendas de camisetas y souvenirs. También vemos gente practicando surf, quizá mañana es un buen día para iniciarnos.

Una vez en el templo, contemplamos el atardecer, nos hacemos fotos y videos y hablamos con un chico indonesio que estaba de turismo por la zona.

En el mismo recinto, Cristina aprovecha para comprarse una pintura que hace tiempo andaba buscando. Un fantástico y colorido león.

De vuelta, acabamos cenando por 1,5 € unos tallarines a la carbonara que nos entran estupendamente.

Día 19.- Paseo por Kuta y clase de Surf

Hoy hemos dormido más de lo habitual. Son las 8.30 cuando suena el despertador así que hacemos mochilas, bajamos a desayunar y nos acercamos a la zona dd playa de Kuta.

Sólo llegar nos ofrecen a muy buen precio hacer una clase de Surf. Nos atrae la idea pero antes queremos pasear por las miles de tiendas que hay por los alrrededores. Caminamos más de dos horas hasta llegar de nuevo a la playa. Ya estábamos preparadas!!!

Nos dan las tablas, caminamos unos 10 minutos a una zona con menos oleaje y nos explican las cosas básicas (como colocarnos, levantarnos y hacer las brazadas). Después de esto ya estamos preparadas para surfear.
Como era de esperar nos cuesta ponernos en pié pero a base intentarlo lo conseguimos!!!

Acabamos la actividad y volvemos al hotel a devolver la moto. Cogemos las mochilas y las llevamos al nuevo hotel donde dormiremos. Nos duchamos y salimos a comer.

La tarde empieza con una larga caminata de 2 horas, por tiendas locales y comprando souvenirs. Finalmente acabamos en un local de belleza donde Cris se hace la menicura y pedicura y yo me decanto por sacarme las trenzas y lavarme bien el pelo (después de una semana con la cabeza llena de trenzas era misión imposible sacar los enrredos).

Sin darnos cuenta la tarde pasa volando. Vamos a cenar y en poco nos toca ir en busca de Helena, que se une un mes al viaje.

Es tarde y toca descansar. Cris y yo hemos caminado durante todo el dia y Helena lleva 17 horas de vuelos… mañana tocará despedirse de Cris…

Dia 20. Viaje a Labuan Bajo (Isla de Flores)

Hoy tenemos poco por hacer. Nos levantamos para ir a desayunar pero para nuestra sorpresa está todo cerrado. No queda otra que ir al supermercado a por unas galletas.

De vuelta nos hacemos las mochilas y salimos a cambiar dinero de Helena, a un cajero para sacar dinero para mi y a un supermercado a comprar jabones y otros. De vuelta recogemos las mochilas y vamos hacia el aeropuerto.

Cristina hace con nosotras todo el recorrido, ella tendrá que hacerlo 4 horas más tarde. A penas 15 minutos caminando, llegamos y nos despedimos de Cristina. Ha sido increible compartir estas casi 3 semanas con ella. Ahora ella se va a Croacia y en su lugar Helena le hace el relevo.

Pasamos todos los controles, nos ponemos en la cola de la compañia aerea y después de esperar unos buenos 20 minutos nos dicen que estamos en una cola que no toca, así que encontramos la que toca, otros tantos minutos y nos dirigimos a la puerta de embarque. El resultado final son casi 3 horas de retraso del vuelo…

Al llegar a Labuan Bajo, nos tenian que venir a buscar pero hemos llegado tan tarde que se han ido. Suerte que nuestro hotel está a escasos 500 metros del aeropuerto.

Dejamos las mochilas y bajamos al pueblo. Ahí, nuestro objetivo es buscar una escuela de buceo y después de preguntar en varias encontramos una donde imparten el curso, nos dan el certificado PADI y encima, en español.

El local es bonito y acogedor, se llama NEREN y está en medio de la calle principal. Aunque nos parece bastante caro para nuestros bolsillos, aceptamos. Vamos a tener el nivel para poder bucear durante toda la vida y en estas aguas cristalinas dificilmente las encontraremos de nuevo. Decidimos invertir. Van a ser 3 dias de cursillo. Mañana el teorico, unas 5 horas y los proximos dos dias ya empezaremos con las inmersiones en las aguas del parque Natural de Komodo.

De vuelta buscamos donde cenar y por 50K nos tomamos una sopa de nuddles y unos zumos naturales de piña (son 3 euros en total por las dos).

Alquilamos una moto para irnos de nuevo al Hotel, ducha y a dormir. A ver que tal mañana!

Anuncios