Enlace

Nos levantamos temprano, para no perder el costumbre. Después de desayunar vemos que empieza a llover pero es una lluvia pasajera. Hace mucho viento y eso ayuda a que las nubes vayan moviéndose y llevándose la lluvia.

Son las 9 cuando para de llover así que nos organizamos para salir. Nos despedimos de los padres de Sira, montamos alforjas y salimos a la calle.

El viento sopla fuerte pero tenemos mucha suerte pues va a nuestro favor. Cogemos el paseo marítimo hasta llegar a Calella de Mar donde nos salimos a la Nacional II hasta Canet de Mar donde, de nuevo cogemos paseo hasta Arenys.

De arenys a Premià de Mar lo hacemos por la nacional II sin mayor dificultat. Es una carretera que nos conocemos muy bien y al ser todavía temprano no encontramos casi tráfico. Paramos en casa de Helena y sus padres nos invitan a unas torrijas caseras antes de partir de nuevo.

De Premià de Mar hasta Sant Adrià del Besòs lo hacemos por por el paseo marítimo. Hay mucha gente pero se agradece pedalear sin prisa hasta nuestro destino final.

En Sant Adrià nos hacemos la última foto de nuestro viaje, por fin lo hemos conseguido. 10 días para completar esta magnífica ruta. 770 km de pedaleo, caminos, viento, vino y risas. Una lástima que se acabe ya y que mañana toque trabajar.

Nos despedimos de Helena, quin sigue hasta el centro de Barcelona y Sira y yo subimos por el carril bici del río Besòs, lavamos las bicicletas y llegamos a casa.

La aventura no acaba aquí cuando vemos que el coche de Sira no arranca y después de intentos fallidos con la batería tenemos que llamar a la grúa. De anécdotas debía ir la cosa…

Fin de esta ruta, fin de las vacaciones y pensando en la siguiente.

Anuncios

Enlace

Salimos de Perpinyà a las 8.50 de la mañana. Empieza el pedaleo por la ciudad hasta encontrar un precioso carril bici que nos acompañará hasta la frontera con España.

El carril bici atraviesa pequeños pueblecitos y nos adentra por carreteras secundarias que han dejado casi su uso. Esta marcado con cartelleres de la Eurovelo 8 y en el suelo hay dibujos con marcas que señalizan el quilòmetro y la dirección. Aparte se une con el camino de Santiago así que empezamos a ver también señalizacion de esta emblemática ruta.

Toca subir un pequeño puerto de montaña para llegar, por fin, a tierras catalanas. Teníamos un poco la dificultat però la verdad es que se nos ha hecho muy fácil y llevadero.

Nada más entrar en Cataluña el asfalto del carril bici queda de lado y lo substituye una bajada de piedras y arenilla. Luego, intentamos seguir por los carteles que marcan el camino de santiago pero estos nos llevan a un cruze de la Nacional II imposible de acceder. Como estamos a escasos 2 km de La Jonquera, seguimos por la nacional hasta este pueblo y paramos para comer.

Post comida vemos las opciones que nos quedan. No tenemos alojamiento barato pues al ser semana Santa todo está cogido. Así que no tenemos otra que seguir avanzando por carretera hasta 2km pasado Figueres, donde encontramos un pequeño hostal de carretera que nos ofrecen una habitación triple con baño por 50 euros. Como llevamos ya 71 km decidimos quedarnos y descansar.

Una buena ducha y un paseo hasta el centro de Figueres hacen que la tarde pase volando.
Parada en el super y, una vez en el hostal, cocemos unos huevos y nos hacemos una sopa.

A ver cómo se comporta el tiempo mañana y que tal se encuentran nuestras piernas.

Enlace

Hoy nos toca llegar, por fin, al Mediterráneo. Llevamos más de 400 km recorridos por el canal Garonne y el canal du Midi. Un canal que nos ha acompañado en cada etapa y que hoy, dejaremos de vista.

Después de desayunar nos montamos en las bicis. El día está despejado y hace una muy buena temperatura. Seguimos el canal hasta que encontramos una berja a escasos 6 km del centro de narbonne. Nos salimos de éste y buscamos alternativa con Google Maps quien, una vez más, nos envía por caminos casi impracticables para la bicicleta. Después de un rodeo encontramos el camino que nos devuelve de vuelta al canal.

Desde Narbona hasta el final del canal que desenvoca en el Mediterráneo hay escasos 20 km. Ahí decidimos hacer una primera parada para tomar el segundo desayuno del día y seguir con nuestra ruta.

El camino ahora cambiará por completo pues nos toca coger carretera. Al principio vamos por una carretera secundaria pero unos kilómetros más adelante la carretera se junta con otra y aparecen bastantes coches y camiones.

La carretera está en buen estado y tenemos arcén. Hay momentos en los que el arcén se estrecha y los coches y camiones no aminoran la marcha al pasar cerca nuestro. Por suerte, en 20 kilómetros la cosa cambia y nos metemos por carreteras secundarias sin apenas coches. Damos un poquito más de rodeo pero estamos más seguras.

Hoy es viernes Santo y pensábamos que estaría todo cerrado. Nos equivocamos. Al entrar en Perpinyà encontramos un Lidl abierto y aprovechamos para comprar 4 cosas de comida para mañana. De ahí, nos vamos directas al hotel Ibis que hemos reservado para esta noche.

Al llegar (las 15.15h) no está lista la habitación así que aprovechamos para comer nuestros tupper de arroz que habíamos preparado la noche anterior.

Son las 16.30 cuando subimos a la habitación a ducharnos y vestirnos para salir a conocer la ciudad.

Hay mucho ambiente, todo está abierto y pasear en las calles de Perpinyà nos pone de buen humor.

Buscamos una terraza donde tomar una cervecita mientras jugamos al rumic (un juego que ha traído Sira) y, seguidamente, nos delaitamos con una pizza para cenar.

Se ha hecho tarde y toca ir a la cama. Mañana entraremos en Catalunya y hay que estar bien descansadas…

Enlace

Son las 7.30 cuando Sira sale de la habitación en busca de pan para desayunar. Aprovechamos a recoger la habitación y, cuando ya tenemos el pan, nos hacemos unos sabrosos bocadillos de jamón y queso.

El día está nublado y hace fresco. Nos abrigamos y empezamos el pedaleo. Como ya es habitual, seguimos junto al canal. El camino, por el momento, está bastante bien aunque a medida que avanzamos van apareciendo trazados con barro y eso nos pone de mal humor. Suerte que no es como ayer y podemos ir sorteandolo de vez en cuando.

Para nuestra desgracia, tenemos el viento en contra y nuestro pedaleo se hace pesado y lento. Vamos una detrás de la otra, a rueda, para evitar hacer sobreesfuerzos y vamos dándonos relevo.

La guía Bici:map está muy bien porque nos marca alternativas por asfalto, así que le hacemos caso y nos adentramos en carreteras sin tráfico que nos hacen entrar y salir por pequeños pueblectitos.

El viento nos pone de los nervios y hay momentos que nos desespera. Hoy era la etapa más corta, solo 43 km hasta Carcassonne para aprovechar y ver el casco antiguo, pero parece que con el viento vamos a llegar más tarde de lo previsto.

Hoy dormimos en un Airbnb a las afueras de la ciudad y a escasos 2 km del centro histórico. Estamos en una casa unifamiliar donde nos atienden de maravilla aunque hay que decir que, tanto la casa, como los dueños son un tanto peculiaresA. Nos preparan unas fresas para tomar de postre y, la verdad es que es de agradecer. Estaban buenísimas!!

Después de la ducha, salimos a comprar a un supermercado y arreglamos los frenos de la bicicleta de Helena en un taller. Y ya, caminamos hasta el castillo de Carcassonne donde nos hacemos fotos para el recuerdo y poco más.

Salimos en busca de un lugar donde tomar algo pero nos percatamos que muchos locales están cerrados. Por lo visto cierran martes y miércoles así que nos cuesta encontrar dónde cenar.

Finalmente entramos a tomar un poco de vino (estamos en Francia y eso es lo que se hace por aquí, noo!?) y buscamos un restaurante para cenar en Eltenedor.

Después de una buena cena, caminamos para bajarla y llegamos a la casita. Hacemos un poco las alforjas para tenerlas preparadas de cara a mañana y nos vamos a dormir. Mañana más.

Enlace

Amanece con lluvia pero, por suerte, antes de salir parece que para así que guardamos chubasqueros, somos optimistas y no queremos que nos llueva.

Volvemos a desayunar en la habitación unos bocadillos y nos ponemos a pedalear. Aunque no hace buen día las temperaturas son más altas que ayer y se agradece.

Seguimos por el canal, esta vez sin viento en contra. A los 7 km estamos en pleno centro de Toulouse haciendo un poco el guiri con las bicicletas.

Pasadas las 10 de la mañana retomamos el camino junto al canal. Hoy parece un poco más bonito que ayer aunque, la verdad, todo nos parece igual. Vamos cambiando de lado según marca la ruta hasta que nos encontramos con unas berjas de frente.

Por lo visto, un tramo de 2,5km está cerrado porque van a podar los árboles y tenemos que volver 2 km atrás para girar por el puente y coger un camino de tierra. Al principio nos lo tomamos bien, qué íbamos ha hacer?

Damos la vuelta y regresamos a la altura de la berja pero al otro lado del rio. Desde ahí y hasta el final nos toca sortear charcos, evitar caídas con suelo resbaladizo por el barro e ir sacando barro incrustado de ruedas, cadena y cambios para poder avanzar. Los 2,5 km más largos de la historia.

Finalmente, el camino mejora y nos paramos para sacarnos todo el barro del cuerpo y de la bicicleta posible. Aún así, está tarde tocará limpiarla si o sí.

Volvemos a coger tierra firme y asfaltada. Paramos para picotear algo sobre las 13.00 y después emprendemos de nuevo el trajecto. Nos quedan escasos 30 km para llegar a Casteldansury última parada de hoy.

Aparte, tenemos tiempo para gravar al Hit del verano. No tiene desperdicio!!

El camino se hace bastante rápido, a 15 km del fin de etapa, el asfalto pasa a ser pista pero se hace bastante rápido y llevadero. Ya veremos si podemos decir lo mismo de mañana.

Dormimos en un hotelito en el centro del pueblo y aprovechamos que es temprano para llevar la ropa a la lavandería, ir a comprar la cena y tomarnos algo antes de volver al hotel.

A las 21 estamos en la habitación rehaciendo alforjas a la vez que hacemos la cena. Y, después de cenar, a dormir. Mañana será una etapa corta hasta Carcassone.


Enlace

Semana Santa, toca ruta en bicicleta.
Hacía tiempo que tenía prevista hacerla pero por A o por B, no pudo ser.Nos plantamos en la estación de autobuses de Sants a las 21.30, cenamos unos tallarines buenisimos y nos ponemos a embalar las bicicletas antes de que llegue el bus.22.35h, bicicletas colocadas, y nosotras sentadas en el bus (MónBus). Nos ha costado 16€euros +13€por las bicicletas.6.10h de la mañana, llegamos a Irún. Hemos hecho 4 paradas (Alfajarin, Tudela, Pamplona, Tolosa) y llegamos. Montamos bicicletas y pedaleamos escasos 3 km hasta la estación de tren de Hendaya.A las 07.19 sale el tren. Tenemos billetes (24€) hasta Bordeus, pero no hemos cogido el suplemento de 10€ para las bicis. No sabemos como entrarlas y el revisor nos dice si tenemos hecha la reserva. Decidimos que sí y nos manda al último vagón. Una pareja que también iba en bicicleta nos comenta que ellos la han tenido que embalar porque ya no había sitio para bicicletas sin embalar… Así que vamos un poco a la aventura.Ponemos las bicis en el lugar habilitado para las mismas y nos sentamos. Nuestros billetes marcan otro vagón pero no vamos ha dejar las bicis solas. Hacemos varias paradas y no entra nadie en bici, el corazón nos va a mil cada vez que paramos hasta que visualizamos la última parada antes de Bordeus y no sube nadie. Tranquilidad absoluta hasta que llega el revisor. Nos saluda alegremente nos pide los billetes y los escanea. No se percata que no estamos en nuestro vagon, respiramos de nuevo y nos tranquilizamos. Ahora el tren corre más.A las 10.00 en punto llegamos a Bordeus, montamos alforjas y callejeamos por el centro donde hay un gran mercado. Salimos a una calle paralela, desayunamos algo y nos vestimos para partir. La aventura está apunto de empezar.11.00 ya estamos listas. Cruzamos el puente que da inicio a nuestra aventura. Los primeros 9 km transcurren paralelos a una carretera con un carril bici, los 45 siguientes, ya son por la vía verde. El camino es senzillo, bonito y agradable.Vemos a muchísima gente en bici y corriendo y, algún que otro con alforjas. El camino es muy fácil y se hace bastante ameno. Hay muy poco desnivel así que es super llevadero.En Sauveterre la via verde acaba y tenemos que ir por unas carreteras secundarias sin apenas tráfico, con subidas y bajadas constantes durante 14 km aproximadamente. Gracias a la guía de bici:map nos ha sido más fácil encontrar el camino aunque había puntos que nos costaba averiguar por dónde girar.Llegamos a La Réole y de ahí, cogemos de nuevo una vía ciclable paralela al canal. Por fin estamos en el canal… Y seguiremos con hasta el mediterráneo!!A escasos 10 km de La Réole llegamos a Meilhan Sur Garonne, el pueblo donde dormimos hoy. Pero nos toca pedalear 3,5km más hasta el sitio que hemos reservado para dormir. Aquí ya notamos el cansancio. Pocas horas de sueño, pedaleo y ganas de acabar.Llegamos a lo que parece una casa enorme. Es una familia que tiene habitaciones en Booking. Bueno, nos han dado las llaves, nos han enseñado la casa y al cabo de poco, se han ido.Ahora toca descansar, ducha, algo de cena y a dormir. El tiempo hoy nos ha acompañado mucho, a ver que tal mañana!!

Enlace

Son las 7 de la mañana cuando suena el despertador. Con pereza nos vestimos y recogemos las cosas. Bajamos alforjas, las montamos y desayunamos como gordas.

Al sacar las bicis, empieza a lloviznar y, encima, me doy cuenta de que mi rueda delante está pinchada. Manos a la obra. Sacamos la rueda, cambiamos cámara, un poco de aire y como nueva.

Hoy llega Sira y su bicicleta está en la central de Seur, a unos 13 km del centro de Oporto, así que vamos en su búsqueda. Aparte, el camino pasa justo por delante.

Son las 9.40 cuando llegamos, a ella le acaban de entregar la caja, así que entre las tres, acabamos de ajustarla y nos ponemos de camino.

Ya no llueve, el dia está muy tapado pero se está bien. Seguimos las flechas y vamos saludando alegremente a peregrinos que encontramos por el camino. Todos van a pié (por qué será?).
Pasamos por caminos de barrizal, adoquines por doquier y pistas aslfatadas.

En Barcelos, cuando ya llevamos 55 km, nos empieza a llover así que decidimos parar a descansar y comer algo. Fuet y pan en mano y pa dentro!. La lluvia parece que no cesa, así que decidimos optar por carretera para no quedarnos atrapadas en el barro.

La lluvia nos empapa, subidas largas y algunas bajadas merecidas pero el frio de la lluvia no nos deja disfrutarlas.

Paramos en un taller a que arreglen un tornillo del portaequipages de Sira (un chico majisimo que no nos ha cobrado nada) y en menos de 10 km llegamos a Ponte de Lima, donde buscamos el Albergur público (5euros),nos instalamos y duchamos.

Sale un poco el sol, aprovechamos para ver el pueblo e ir a comprar la cena. Una ensalada y arroz!

Mañana el dia pinta peor que hoy. Veremos como lo superamos